Vegetoterapia, orgonitas y otras paridas mentales de Wilhelm Reich

Tengo un top10 para todo. Me entretengo con eso, soy rarito. Tengo uno sobre lo buenas que están mis conocidas, otro sobre las ciudades en la que viviría —y en las que no—, otro sobre los culos de mis conocidas, que es un top10 diferente al más general por razones que puedo argumentar muy en profundidad, otro sobre las peores entrevistas de trabajo que he hecho y uno muy especial, que me veo obligado a repasar de vez en cuando, sobre la gente más atrapada sobre la que he tenido noticia. Y el rey mis colgados es, sin duda, Wilhelm Reich. Otros integrantes de la lista son, entre otros, Freud, el tipo ese que presentaba El Conciertazo y que daba un mal rollo alucinante, el hijo de puta de Heidegger, una chica que se puso a llorar mientras nos lo montábamos y una austriaca que me quiso colar un bebé que no era mío —me torturó varios días con eso, pero estaba tan buena que no me arrepiento de nada, señoría—. Vistos los otros miembros de la lista, ya os podéis hacer a la idea de que este señor estaba más chalado que una cabra —con perdón de las pobrecitas cabras—, así que quedáis avisados sobre lo que viene en adelante. Pero seguid leyendo, porque las ideas de Reich no son las que un loco cualquiera delirando en un bareto mientras echa su pensión en una máquina de tragaperras. No, no, los delirios de este individuo tuvieron y tienen mucha influencia, desde la vegetoterapia hasta el análisis bioenergético, pasando por los acumuladores de orgón, las orgonitas y, quizás, el perreo, porque toda esa influencia la consiguió en base a escupir delirios incomprensibles y magrear al personal. Lo cual, dejando de lado lo divertido que suena para un martes por la noche en una fiesta swinger, es una barbaridad si tenemos en cuenta que todas estas bobadas afectan a personas con trastornos mentales e incluso cáncer terminal.

La vegetoterapia caracteroanalítica, la última etapa del desarrollo del psicoanálisis reichiano, aún mantiene gran vigencia. De hecho, estos iluminados tienen toda una señora comisión en el COP-CV —aunque también la tienen la gestalt o el psicoanálisis, en un antro de pseudociencia en el que se viola sistemáticamente el código deontológico de la psicología—. También los acumuladores de orgón siguen estando por ahí, pululando por los grupos de gente de esta rara a la que parece que no le llega bien el agua al tanque. Incluso siguen vendiéndose orgonitas, esos pedrolos que son eso, pedrolos, pero que son vendidos cuales piedras filosofales capaces tanto de curarte el SIDA como de protegerte del mal de ojo de este de cuando vas al mercadillo y no le compras olivas a esas gitanas que luego por la tarde te dan romero y si no lo aceptas te sodomizan verbalmente. Soy muy fans de esas gitanas, en serio, me parecen maravillosas. Aunque follando deben ser un agobio, demasiada intensidad. Deben ser como Ian Curtis después de haberse tomado un litro de Red Bull. Y diles tú que no a algo a ver qué pasa, que para cuando te des cuenta tendrás en tu cama a Benito Mussolini desnudo ofreciéndote romero.

Las alocadas aventuras de Wilhelm Reich

Reich fue uno de los discípulos más cercanos y queridos de Freud, cuyas enseñanzas escuchó e interiorizó durante largo tiempo. Sin embargo, llegado cierto punto la lucha de egos entre ambos acabó siendo insostenible, hasta el punto de que lo comenzó siendo una discrepancia teórica sobre la importancia de la sexualidad en la psique humana acabó siendo una lucha encarnizada llena de mutuos reproches y descalificaciones. Freud y Reich habían nacido para ser los dueños del circo, no los animales, y el circo de Reich tenía que ofrecer algo que el de Freud no hiciera. Si quisieras desmarcarte del psicoanálisis, una práctica basada en la escucha en silencio en el que la interacción entre el psicoanalista y el paciente es mínima, la opción es bastante clara: vamos a hacer psicoanálisis metiéndonos mano. Total, lo de Freud tampoco sirve de nada, pero ahora al menos nos damos gustito unos a otros. Reich se centró por completo, hasta el extremismo casi absoluto, en la sexualidad, cuya disfunción sería la base de la etiología de los trastornos mentales. «La salud mental de una persona se puede medir por su potencial orgásmico» es la base teórica de Reich. Y sí, significa exactamente lo que piensas que significa: que a más y mejor te corras y te lo montes, más sano estarás. Habría una patologización gradual entre el que no se saca los calcetines, el que no se baja al pilón, el que dispara sin preguntar y, por ejemplo, un esquizofrénico. Para este señor, los depresivos, los autistas o las personas con trastorno límite lo que necesitan es un buen revolcón amazónico, dado que sus problemas residen en que no pueden disfrutar del sexo sin inhibiciones.

Algo particularmene curioso de Reich, y que aumentó su animadversión hacia Freud, fue su intento de realizar una síntesis entre el psicoanálisis y el marxismo. Pensaba que ello no había sido llevado a cabo porque Freud era un burgués reaccionario incapaz de ver la estructura de clases sociales y las neurosis propias del proletariado; porque este grupo social tan indeterminado sería víctima como un colectivo de diversas patologías mentales. Estas patologías propias de las clases bajas de la sociedad se deberían a la represión sexual a la que son sometidas por parte de la burguesía, unos niveles de sexualidad tan bajos que garantizarían individuos fáciles de someter. De este modo, psicoanalizando a la totalidad de la sociedad, consideraba que el comunismo debería poner en práctica las ideas del psicoanálisis no-burgués como una materialización de la onceava tesis sobre Feuerbach. Sin embargo, ni los comunistas ni los psicoanalistas le compraron la moto, al considerar unos que Reich estaba fanatizado por el comunismo y los otros que no entendía el marxismo en suficiente profundidad. Y lo cierto es que ambos grupos tenían razón.

Aunque todo esto no es lo más raro de Reich. De hecho, la idea de la falta de empotración como causa del trastorno mental y como fin de la psicoterapia es una idea muy en la línea del psicoanálisis clásico, del de toda la vida, del de masturbar histéricas, del de darles pentotal sódico, del de saquear a la gente durante diez años mientras hablan solos. Lo realmente original de Reich es su segunda gran propuesta teórica: «La psique de una persona y su musculatura voluntaria son funcionalmente equivalentes». Es decir, que todas las estructuras mentales elucubradas por Freud, así como los procesos propios de estas, como los mecanismos de defensa o la sexualidad perversa polimorfa infantil, tendrían un correlato directo en el cuerpo. De este modo, daría igual que el psicoterapeuta se centrara en tratar la mente o el cuerpo, dado que su dinámica es la misma —aunque, por supuesto, Reich defenderá que tratar el cuerpo es mejor en términos prácticos, porque era su negocio y porque habría represiones más sencillas de desatar mediante la terapia corporal. En teoría sería más complicado para el paciente esconderse de la liberación sexual de este modo—.

Reich desarrolló toda una teoría según la cual las represiones se manifestaban en estados de tensión en los músculos. Para diagnosticar esto aún se apela a un tal «análisis caracteriológico», de modo que el flujo de energía del paciente pueda fluir libremente, sin bloqueos. Por ejemplo, era importante que se manifestara lo que denominaba «reflejo de orgasmo», de modo que los/as pacientes hicieran movimientos pélvicos involuntarios al correrse. La terapia, por su parte, consistía en este señor tan jodido abrazando con fuerza, retorciendo, estirando y manoseando a sus pacientes de forma muy enérgica hasta que lloraban o vomitaban, algo que entendía como una forma de catarsis. Hoy en día llamaríamos a eso petting o alguna marcianada de estas que hacen en el contact —que una vez hice; el contact es muy guarro, y el que diga que no miente—. Vomitar, por ejemplo, era algo que veía con muy buenos ojos, considerándolo algo tremendamente relajante y terapeutico para sus pacientes. No sé lo que les podría hacer para conseguir este reflejo, pero debía ser muy de gitana del romero.

Todas estas ideas serían cojonudamente maravillosas siempre y cuando tuvieran la más minima evidencia a su favor. Pero, lamentablemente, tenemos la misma evidencia apoyando tanto las ideas psicoanalistas básicas de Freud como los desarrollos de Reich —la analogía mente/sistema músculo-esquelético y la eficacia de la psicoterapia corporal— que de la existencia de las hadas de los bosques y del video de Ricky Martin y la mantequilla. No funciona, a otra cosa. Y que traigan los ensayos clínicos o que callen para siempre.

La energía de las corridas

Lo más tróspido es lo que Reich inventó para justificar todas sus prácticas. Afirmó la existencia de una energía vital o «energía orgónica». Una idea que en realidad es muy antigua, que proviene del vitalismo, un tema clásico en filosofía de la biología e historia de las ideas según la cual los seres vivos estarían vivos gracias a una energía especial presente en ellos. Sí, suena a alma y a kamehameha, y de hecho se parece mucho a eso. De hecho, Reich la definió como una idea relacionada estrechamente con la filosofía oriental, especialmente con el , ese flujo vital que nos recorrería a traves de unos supuestos canales —inexistentes a nivel anatómico— y que la medicina tradicional china trata de nivelar metiéndole agujas al personal, torturando pobres osos y llevando a los rinocerontes a la extinción. Otras versiones de la idea son el prana hindú y en el reiki japonés, con sus propias prácticas pseudoterapeuticas muy peligrosas. Su energía orgónica estaría conformada por «orgón», una sustancia que estaría presente por todo el mundo y sería perfectamente medible y de color azul. ¿Que por qué azul? Pues porque sí, no le des más vueltas. La palabra orgón, como no, proviene de «orgasmo», que esto va todo de lo mismo.

orgone
Podría ser un baño portátil, pero es un acumulador de orgón.

Reich comenzó a construir, continuando con sus delirios, «acumuladores de energía orgónica», cajas de madera y/o metal que en teoría absorberían esta energía. También comenzó a crear «orgonitas», piedras cargadas de orgón que hoy en día aún se venden en tenderetes de perroflautas y en los mitins de los partidos de izquierda posmo. El mundo de las orgonitas es toda una subcultura de lo más inverosímil. Incluso las llegan a vender para, apuntándolas desde tierra y concentrándose uno, deshacer chemtrails. Fue tal el delirio de Reich respecto al orgón que llegó a acosar a Einstein al respecto. Primero intercambiando cartas con él —unas cartas que posteriormente fueron publicadas sin su consentimiento— y luego buscándolo personalmente en su despacho. Llegó a darle la tabarra durante cinco horas, lo cual llevó a Einstein a hacer un sencillo experimento en su sótano a fin de refutar de una buena vez a Reich. El experimento fue sencillo, y, teniendo en cuenta el gradiente de temperatura que tienen todas las habitaciones —el aire caliente tiende a subir y el frío a bajar—, escribió a Reich recomendándole tener una mentalidad algo más escéptica. Este le contestó con más de veinte páginas de verborrea sin sentido sobre termodinámica y jaulas de Faraday, aunque la refutación por parte de Einstein fue impecable.

orgonite
El terror de los chemtrails.

Lo peor es que decidió también que el cáncer sería una falta o desequilibrio de orgón, lo cual lo llevó a experimentar con pacientes terminales de cáncer, a los que metía en esas cajas prometiéndoles la curación de su terrible enfermedad. También les daba cápsulas de orgonita e inventó unos tubos para aplicarles orgón en las zonas afectadas. Esta actitud absolutamente reprobable desde cualquir punto de vista ético y científico la llevó también a la psicoterapia, al sacarse de la chistera, ya al final de su vida y en medio de sus mayores disparates, la vegetoterapia caracteroanalítica, que se centra en nivelar el orgón en el sistema nervioso vegetativo —un término ya en desuso— por medio de las manipulaciones corporales de su versión del psicoanálisis —aunque cabe mencionar que en los escritos de Reich se evidencia un desconocimiento casi absoluto respecto al funcionamiento del sistema nervioso periférico—. A partir de estas ideas se han desarrollado las formas de psicoterapia corporal y el afamado análisis bioenergético, que no es más que una continuación por parte de Alexander Lowen de los desvaríos de Reich sobre el orgón.

Si valoras tu salud mental, mantente alejado de todas estas ideas extrañas, ajenas a la ciencia y a toda racionalidad. Si conoces a alguien que haga vegetoterapia o análisis bioenergético, huye, y si está colegiado, denúncialo. No estás ante alguien serio, estás ante un chamán que viste colgantes de orgonita y seguramente se pone sombreros de papel de aluminio cuando nadie lo ve.

Por Angelo Fasce

Anuncios

14 comentarios en “Vegetoterapia, orgonitas y otras paridas mentales de Wilhelm Reich

      1. ¿Cómo te destrozó Grr en su blog, Marcos García Ochoa?
        Será que por eso ni caso les hacen en “los mentirosos ahí dentro”. Dale pues, que lo tuyo es “refutar” algo complejo porque no sigue una recta “proporcional” XD.

        Me gusta

      2. ¿Qué destrozó, criatura? ¿Recuerdas que ni una vez se dignó hablar de los datos de sus propios enlaces? ¿Recuerdas que le dije repetidamente que se ahorrara las moralinas o pasaría de seguir perdiendo el tiempo?
        Anda, anda.

        Me gusta

      3. Anda, anda, te destrozó bastante bien, ingeniero de pacotilla. ¿Cómo es que el fenómeno desaparece porque no sigue una tendencia lineal, eh?

        explicandoalexplicador.blogspot.com/2015/06/homeopatia-xvii-el-experimento-mahata-i.html?showComment=1446037817845#c921379008069046561

        Me gusta

      4. ¿Qué sucede mi estimado charlatán del ARP y su página de porquería de “Losmentirosos”?¿Te abandonan tus feligreses? XD

        alertazucarada.blogspot.com/2017/01/me-di-cuenta-tarde.html

        Me gusta

      5. A ver mi querido charlatán que se cree científico, y no es más que un técnico de mantenimiento y trol de ARP. Hace meses que habías puesto:

        “Ese artículo no tiene nada que ver con la homeopatía.”

        El artículo fue este: tandfonline.com/doi/abs/10.3109/15368378.2015.1036074?journalCode=iebm20

        Aún estoy esperando que me indiques cómo es que un físico cuántico (y no es el perdedor de Daniel Manzano, eh) no sabe de lo que habla si es especialista en física del agua. Y cómo es que ese mismo físico es co-autor con Montagnier. Anda, anda, prueba que sabes algo de física y que no tiraste tu dinero a la basura estudiando en una universidad.

        Me gusta

      6. Marquitos, así que tu único argumento en contra es que no había una “correlación” directa entre potencia y efecto. Y todo porque eres tan tonto que no sabes ni entender lo de a mayor potencia mayor efecto, ¿sabes que eso aplica en el caso de la semejanza o eres tonto? Ah, y todavía estabamos en que según tus delirios mágicos Hahnemann sólo ocupaba 30C. ¿Se te olvido la 6C? ¿O esa no la usaba? ¿O es que sus seudohistoriadores del ARP no saben hacer nada competente? XD

        Y lo más gracioso fue tu estupidez de que el artículo de Montagnier no tenía nada que ver ver porque:

        tandfonline.com/doi/full/10.3109/15368378.2015.1036072

        “No, no importa. El abstract de ese artículo habla de que las estructuras que pueda tener el agua en un momento dado puedan tener un efecto sobre la vida. No que un compuesto produzca dichas estructuras y éstas pervivan a pesar de las dilucione”

        ¿Así que entonces las estructuras que se generan en un proceso igual al de la homeopatía y pueden ser biológicamente activas no es lo mismo que mencionaba Benveniste? ¿Así que te olvidas que Montagnier potenció sustancias patógenas?

        Hasta el propio artículo te contradice:

        ‘Moreover, in the laboratory, we have shown for the first time that EMS can be re-transcribed into DNA in living cells. These cells are so far of tumoral origin, opening the way to non-invasive treatments of cancers, assuming that normal stem cells are not affected, or less affected. Thus, this new biology that we can call after Jacques Benveniste, Digital Biology, has a very promising future, both at the level of quantum Physics, and in numerous medical applications.’

        ¿Qué pasa Marquitos, tienes miedo que otros laboratorios lo reproduzcan? Ah, es que en México ya lo hicieron. Y pronto tendrás un experimento de Marc Henry y dos expertas en RMN, nada de programas basura de ARP o de Angelofasceadas especulativas. Y de eso sigue el experimento Ennis desde los países rumanos. ¿Qué pasa, vas a impedir que se publiquen? ¿Y si te reproducen el experimento Mahata, lo vas a negar? XD

        Me gusta

      7. La palabra mágica de Marcos con su comentario del 28/10/15:

        “Y no concuerda porque en un artículo la desviación aumenta con la potencia del compuesto (primero desviación con agua pura, después más con la potencia menor, y después con la potencia mayor) y en otro artículo disminuye con la potencia del compuesto (primero potencia menor, después menor con la potencia mayor y después con el agua pura).”

        Pero que risa, un año después te refutan.

        ‘We found that absorbance of ac30c verum globules was higher than that of placebo globules and absorbance of cq6x verum globules was lower than that of placebo globules. These findings are not contradictory, since previous experiments with aqueous homeopathic preparations showed wavelike patterns of higher and lower absorbance among different steps of dilution, i.e. certain potency levels showed higher and others lower absorbance than the controls’

        karger.com/Article/Fulltext/354408

        Ahora sí, ven con que las “desviaciones” y comienza a inventar que el p-hacking. Anda, anda, que los seudoescépticos es lo único en lo que se escudan, en el mal uso de la estadística para aparentar ser eruditos. XD

        Me gusta

      8. Ah, sí, quise poner: Un año antes te refutaron. Y luego al otro años después te refutan con otro experimento

        explicandoalexplicador.blogspot.com/2016/03/el-sacerdocio-de-la-ciencia-xxxix-el.html

        Y las tintas solvatrocrómicas son susceptibles al placebo y a Popper, XD

        homeopathyjournal.net/article/S1475-4916(17)30001-2/fulltext?cc=y=

        Me gusta

      1. Tu comentario es de risa, he comentado si acaso en tres o cuatro entradas y de eso deduces que ando comentado “cada entrada”. Es lo que le encanta de ustedes, se inventan cualquier cosa como el charlatán de MaGaO para descalificar sin argumentos. Pero sigan así, ustedes sólo se desprestigian más rápidamente.

        Me gusta

  1. Hola.

    Muy necesario tu blog, me gusta mucho.

    No sé si se aceptan sugerencias pero me gustaría que profundizases en dos temas, uno es el patriarcado tal como lo entienden las radfem y el otro la cosa esta de la interseccionalidad. Me encantaría ver cómo los destrozas 🙂

    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s