Bioneuroemoción o morir como un gilipollas

La Bioneuroemoción es una secta, lo digo bien claro. Tampoco es que me lo invente yo, lo dicen expertos del MIVILUDES (Francia), de RedUNE (España) o del RIES (América Latina), entre otros. Y una de la peor calaña, porque afecta a personas que padecen graves enfermedades, robándoles el dinero en base a falsas esperanzas, separándolos de sus seres queridos y demonizando tratamientos contrastados. Aunque, eso sí, tengo  que admitir que es una secta magníficamente bien llevada; su labor la hace a la perfección. Se ha logrado meter hasta la cocina de universidades y colegios profesionales en base a una retórica pseudocientífica muy bien conseguida y a todo un entramado de institutos y títulos-basura. Teniendo contacto casi diario con adeptos a las pseudociencias, he de decir que estos de la Bioneuroemoción, junto a los de la Nueva Medicina Germánica (Alemania) y a los de la Biodescodificación (Francia) —todos ellos formando un enorme monstruo de muchas cabezas—, son de lejos los más fanatizados que he podido conocer. Son, además, unos auténticos sinvergüenzas, parásitos del más profundo dolor ajeno, con toda una legión de seguidores fanatizados a los que no les tiembla la mano para amenazar a quien haga falta. Son la mafia siciliana de la pseudociencia. El caso es tan grave, con tantas víctimas documentadas, que incluso el COP (Colegio Oficial de Psicólogos), cueva recurrente de la peor pseudociencia, se ha visto obligado a emitir un par de comunicados condenando la Bioneuroemoción —aunque, claro, hay que tener en cuenta que su creador ha estado colegiado durante muchos años y hay una imagen que limpiar—.

Con todo su anárquico constructo teórico, la Bioneuroemoción trafica con la culpa. Ese es su negocio. Su discurso es tremendamente hipócrita, juega al despiste. Normalmente niega que su doctrina sea una pseudoterapia, alegando que no tiene nada que ver con la medicina o con la psicología clínica, sin embargo, se pasan el día escupiendo delirios sobre trastornos mentales —por ejemplo, anorexia, bulimia, depresión mayor—, esclerosis, ELA, SIDA, ébola, alergias, síndrome de Down, autismo, Alzheimer, etc. Recomendando supercherías basadas en pensamiento mágico y teniendo una actitud terriblemente hostil hacia la medicina, defendiendo un «nuevo paradigma» y empujando a la gente a abandonar sus tratamientos. Basta con ver sus libros, con escuchar sus conferencias; la culpabilidad es su mayor arma. Es tu culpa tener enfermedades, es tu culpa que tus hijos las tengan, tuya, toda, entera, llora por ello, y págales, es tu culpa no pagarles y no curarte. Porque solo los gilipollas se mueren.

“Es que siempre se mueren los buenos”. Y digo: “No, los gilipollas”

En este caso, el gurú es Enric Corbera, el Iluminado creador de la rimbombante Bioneuroemoción —que, por cierto, se llama así simplemente porque Enric perdió un juicio, dado que el nombre «Biodescodificación» es una marca registrada. Enric era un carnicero —«Tocinerías Segura»—, aunque también trabajó para una empresa de pintura, que un buen día leyó Un curso de milagros y decidió hacer unos cursos de naturopatía. También estudió psicología, que visto lo visto de poco le sirvió, y tuvo un cáncer testicular que trató con medicina —igual que Hamer, su maestro, porque la hipocresía no conoce límites—. Después de esta excelsa formación y de que la malvada medicina le salvara la vida, decidió montar en el local de su carnicería un centro de medicina alternativa, «Natural Enric». Tras estudiar programación neurolingüística, sofrología e hipnosis ericksoniana, se convierte en uno de los introductores en España de la Biodescodificación. En esta época ya tiene su consulta privada de pseudomedicina, donde acuden muchos de los adeptos que va ganando en base a cursos y charlas, muchas célebres en Youtube, como Seminario de Curacion Emocional, La influencia de los antepasados en nuestras vidas o El despertar de la conciencia y el ADN. En 2009 crea, de nuevo en su carnicería, el Instituto Español de Biodescodificación, que más adelante, tras el juicio con los franceses, se pasará a presentar como el Enric Corbera Institut o Instituto Español de Bioneuroemoción —también tiene la Enric Corbera University; dime tú si no tiene huevos lo de este pavo o qué—. Estos movimientos le permitieron aumentar la imagen de pseudociencia de sus tonterías, dado que ahora podía expedir títulos a nombre de su propio y muy supuesto centro de investigación.

Algo especialmente curioso es que, siendo el creador de la Bioneuroemoción, Corbera es «diplomado» en ella. De hecho, es «diplomado en Bioneuroemoción por Cuba», así, en abstracto, porque tuvo un problema con la universidad cutre con la que colaboraba porque le quisieron robar el pastel. Con todo esto, Corbera ha podido engañar a demasiados y montar todo un imperio de venta de libros caros, charlas aún más caras y cursos ridículamente caros que le reportan cientos de miles de euros al año —siendo conservadores con la cifra—. Una consulta vale alrededor de 90 euros, algunos cursos semanales 1500 euros, posgrados con la misma validez que un billete con el símbolo de Batman 3000 euros, e incluso se han conocido casos de personas afectadas de ELA o de cáncer a las que esta gente le ha pedido alrededor de 7000 euros por tratarlos. Y sus ingresos no provienen solo de España, dado que en Argentina, México, Chile y Perú tiene una gran cantidad de seguidores, siendo países en los que, además, imparte continuamente charlas en universidades y otros espacios públicos —en España al principio coló varias y llegó a ir a TVE, pero ahora mismo ya muy poca gente se atreve a abrirle la puerta de una entidad pública—.

La clave del éxito de Corbera no es ser muy listo o estar bien contactado; la clave de su éxito es ser un auténtico caradura. Magistral en el arte de mentir como un bellaco con cara de póker, se inventa las cosas según le vienen a la mente y desprecia a sus oyentes. No va de broma, en sus charlas se dedica a mandar a callar, despreciar y a vacilar al personal entre ataque a la medicina y delirio cuántico. Tiene un estilo muy burlón, algo que, junto a su falsa seguridad, genera un gran impacto psicológico en su audiencia, que lo ve como alguien a quien deben ganarse. Hay algo de ligoteo en aquello, ese toque de no parecer desesperado, de hacerse el duro, que vuelve loca a cierta gente, y Enric lo sabe manejar muy bien. Hay que admitir que si uno quisiera ser algún día un charlatán, Corbera debería ser todo un modelo a seguir. Como Al Capone, es de los mejores en lo suyo.

Inventando doctrina

La bioneuroemoción se enmarca en una serie de ideas y de prácticas que suelen englobarse con el titulo de «origen emocional de la enfermedad», un conjunto de movimientos de carácter sectario que se constituyen en la órbita de la Nueva Medicina Germánica —cuyos conceptos principales fueron desarrollados en base a los proyectos de medicina nacional alemana propios del Tercer Reich y a determinados conceptos psicoanalíticos anteriores, estos centrados más bien «el origen emocional del trastorno mental», en base a mecanismos neurológicos inexistentes, como la represión de memorias—. Los criminales de la Nueva Medicina Germánica han sido perseguidos por los cuerpos de policía de toda Europa debido a la terrible muerte que han tenido que sufrir muchos pacientes que se han puesto en sus manos, siendo la Biodescodificación, la Biología Total y otras parecidas meras sucursales francesas de las enseñanzas de Hamer y de su intrincado sistema pseudocientífico. Todas estas sucursales toman prestados conceptos de embriología, psiquiatría o microbiología para justificar que las enfermedades son «programas biológicos» que, en realidad, debemos dejar actuar porque sirven para resolver entuertos emocionales no resueltos. En este sentido, el bueno es el cáncer y los malos son los médicos. Y, por supuesto, la quimio es el anticristo, porque estaríamos atacando al buen soldado en lugar de afrontar nuestras miserias familiares.

Sin embargo, los matices cambian de uno a otro de los hijos de la Nueva Medicina Germánica. Por ejemplo, mientras la Nueva Medicina Germánica basa su retórica en las bacterias, conceptos muy superficiales de neurología y en delirios sobre las capas germinales de los cigotos, la Biodescodificación se relaciona más con el análisis familiar, en busca de traumas que hayan pasado de una generación a otra, aunque sea de forma inconsciente. En este sentido, se relaciona estrechamente con las constelaciones familiares, otro alucine de origen nacionalsocialista. La bioneuroemoción, por su parte, se centra más en las emociones y en la psicología, y su (escasa) teoría se basa en rapiñar de todos lados —constelaciones, psicoanálisis, campos mórficos, gestalt, etc.—, junto a las desviadas interpretaciones que su gurú hace de la mecánica cuántica y de la epigenética.

Mucha de la retórica de la Bioneuroemoción se centra en el corazón. Por ejemplo, afirmando que poseemos un cerebro cardíaco con el que deberíamos pensar. Este es un ejemplo de la táctica de Corbera de distorsionar cosas absolutamente irrelevantes hasta convertirlas en ciencia ficción. Efectivamente, tenemos neuronas en el corazón, pero es que, joder, tenemos neuronas por todo el cuerpo, se llama «sistema nervioso periférico» y nos recorre de arriba a abajo, teniendo a la espina dorsal como autovía central de comunicación con el cerebro. El corazón, por supuesto, tiene terminaciones nerviosas que controlan su ritmo y que están atentas a recibir y enviar información. Todo nuestro cuerpo tiene esa relación con el cerebro, y las partes más sensibles todavía más. El día que Corbera se entere de que probablemente tengamos más receptores en la punta de la minga que en el corazón, seguro que se le ocurran terapias mucho más divertidas aunque mejor no darle ideas—. También es común que hable del campo magnético del corazón como si fuera algo mágico. Y es cierto, el corazón tiene campo magnético, como muchas otras cosas. De hecho, es de alrededor de 0.0019V/m. Por compararlo, una nevera tiene un campo de 120V/m y las bombillas uno de 5V/m. Según Corbera, que las ciudades tengan campos magnéticos considerables es porque nuestros corazones laten a la vez y todas esas tonterías hippiosas raras, no por el metro o por el alumbrado público. Muy lógico todo. Y le encanta decir que el campo magnético del corazón abarca kilómetros. Pero bueno, también dice que no existen los tumores cardíacos o que los locos no se enferman, así que mejor no pararse mucho a pensar lo que dice.

Luego está la mecánica cuántica, una teoría física de la que Corbera no tiene ni la más remota idea, pero de la que le encanta presumir con interpretaciones realmente descabelladas. Lo que hace este tipo es lo que se viene denominando desde la New Age «misticismo cuántico», una forma irracionalista y espiritual de interpretación de una teoría que de eso tiene más bien nada. No es que yo sea un experto en cuántica, pero es que son burradas estrechamente relacionadas con los sinsentidos de Chopra y su medicina cuántica. Que si tenemos un gemelo cuántico al que hay que preguntarle por el futuro, que si meditas generas perturbaciones cuánticas que hacen que disminuya la tasa de asesinatos, en fin. Y luego la epigenética. La epigenética existe y es muy seria. Es la rama de la genética que se encarga de estudiar los mecanismos de regulación de la expresión de los genes. Hay diferentes niveles y diferentes mecanismos para que los genes se expresen y se silencien, de modo que, por ejemplo, determinados genes se activen cuando tenemos 15 semanas de vida y luego se silencien, o que otros se activen únicamente al atardecer para que nos entre sueño —sintetizando melatonina, por ejemplo—. La epigenética es fascinante, pero no se parece en nada a lo que este señor pontifica sobre ella. La meditación no hace que tu ADN cambie, tampoco tus sentimientos, eso es algo que cualquier alumno de segundo de biología te podría contar. Muchos tipos de cáncer presentan heredabilidad y origen genéticos, pero ello no quiere decir que haya sentimientos o traumas de por medio; el ADN no guarda ese tipo de información. Es tan alocado todo que Corbera afirma que existe un gen para acabar con cada tipo de cáncer y que es la resolución de los conflictos emocionales lo que hace que se expresen —o, en su ejercicio habitual de descontextualización semántica, que se «desmetilen»—. Tantos millones de euros gastados en la investigación del cáncer, de los oncogenes y de los posibles tratamientos, cuando podríamos estar todos pagándole a este tipo para que nos desmetile los genes con su magia sentimentaloide…

No sé quién eres. Quizás seas una persona con una enfermedad seria que duda de la medicina, o que tiene miedo, y busca información sobre un canto de sirena que le ha llegado y que le promete una olla con oro al final de un camino que será un arcoiris. Es normal tener miedo, yo lo tendría, porque es natural querer vivir esta vida en las mejores condiciones posibles, y la ciencia a veces no tiene todas las respuestas o las que tiene no son todo lo maravillosas que nos gustaría. Sin embargo, pese a que la vida a veces no es todo lo que querríamos que fuera, más vale la realidad, por aterradora y fría que pueda ser, que caer en manos de vendedores de humo como estos, a los que solo les importa que tu tarjeta tenga fondos y que, además de conducirte por el peor camino respecto a tu salud física y mental, te van a alejar de tus seres queridos y a llenarte la cabeza hasta arriba de la más absurda porquería sectaria. He visto de todo, suicidios, familias destrozadas, personas que han muerto sin necesidad. Lo mejor que puedes hacer es alejarte todo lo posible de esta escoria.

Para información adicional, podéis consultar el completo dossier que RedUNE (Red de Prevención Sectaria y del Abuso de Debilidad) elaboró sobre la Bioneuroemoción. Lo podéis encontrar aquí.

Por Angelo Fasce

Anuncios

25 comentarios en “Bioneuroemoción o morir como un gilipollas

  1. No tienen la menor idea de lo que hablan. Reflejan sólo ignorancia. A los precursores siempre se los denosta, Esto demuestra estrechez de miras y pura ignorancia, ya que , evidentemente, ninguno de los pertenecientes a las instituciones que mencionan, ha tenido una experiencia directa. Además, quisiera saber a qué intereses responden.
    Hablo por experiencia personal, y no como profesional
    Cuántos años pasaron para que comprendieran la homeopatía???
    A abrir las cabezas señores!!!

    Me gusta

    1. “A los precursores siempre se los denosta”

      Es eso que llaman en algunos sitios la falacia de la vindicación futura, que si ahora se ríen pero el tiempo les dará la razón. Por cada persona de la que se rieron y al final resultó tener razón, hay decenas de las que se rieron y siguen sin tener razón. Además, pueden reírse de ti lo que quieras, lo que importa al final es tener evidencias científicas con las que demostrar que tienes razón. En el caso de este señor jamás ha demostrado nada. Lógico, pues ni es científico ni la bioneuroemoción tiene nada de científica.

      ” ya que , evidentemente, ninguno de los pertenecientes a las instituciones que mencionan, ha tenido una experiencia directa.”

      El clásico: lo criticas porque no lo has probado. La experiencia personal, anecdótica no sirve de nada, pues las personas somos muy dadas a caer en un gran número de sesgos que distorsionan la percepción de todo lo que entra por nuestros sentidos. Un ejemplo son las ilusiones ópticas.

      “Cuántos años pasaron para que comprendieran la homeopatía???”

      En la época de Hahnemann ya muchos sabían que la homeopatía era un sinsentido (y eso que la medicina “convencional”, de aquella poco o nada tenía de científica). Evidentemente, hoy en día sigue siendo una imbecilidad pseudocientífica basada en unos supuestos, que de ser ciertos, invalidarían ramas enteras de la ciencia como la física o la química. Cabe decir que hoy en día, es tan evidente cuan pseudocientífica es la homeopatía que incluso muchos naturópatas reculan a la hora de anunciarla porque saben que les resta credibilidad.

      “A abrir las cabezas señores!!!”

      Pero no tanto que se nos caiga el cerebro, por favor.

      Me gusta

    2. Perdona campeona pero está más que demostrado que la homeopatía es placebo, un fraude que factura muchos millones de euros al año aprovechándose de la falta de educación científica.
      Si quieres te enlazo fuentes

      Me gusta

  2. Comprender¿ qué? ¿Que sois unos pobres crédulos que os tragais las mayores estupideces que charlatanes sin escrúpulos son capaces de idear para sacaros el dinero? Además es que el perfil no falla: quien cree que puede curarse con azúcar ¿cómo no va a creerse que un cáncer no existe y que tan solo es un conflicto emocional sin resolver… Qué mal lo estamos haciendo en la sociedad más avanzada tecnológicamente de la historia y con el mayor nivel de conocimiento ( con mis respetos a la ancestral y milenaria medicina oriental por supuesto.. – esto es ironía, no vaya a ser que también te lo creas como la neuroemocion) para que tantas personas sigan creyendo en estas GILIPOLLECES y, lo que es peor, las difundan a pies juntillas.

    Me gusta

    1. Lo más curioso es que algunos sí se curan con azúcar. El efecto placebo cuenta ya con bastante estudios serios con % notables de resultados inesperados. Ver fuentes: GIT (Google It Yourself)

      Me gusta

  3. Las charlas de enric corbera estan subidas a internet. Puedes verlas sin pagar. No he leido todo el articulo, pero la asociacion entre el desarrollo de enfermedades y la vivencia de los “antepasados” no es pseudociencia. Hay un documental interesante basado en el hecho de que los ovulos de la mujer se forman cuando esta en el utero de su madre, y que no solo se hereda la genetica sino tambien la epigenetica. Concretamente en este estudio intentaban relacionar el hecho de que la abuela hubiera pasado hambre durante el embarazo y el desarrollo de enfermedades metabolicas como la diabetes en el nieto. Con respecto al resto, no se de donde sacan el resto de la informacion. Pero la biodescodificacion no rechaza EN ABSOLUTO la terapia medica. Al contrario, he oido decir muchas veces a Enric la necesidad de tratarse en el medico ante cualquier enfermedad.
    ¿Vale para algo la biodescodificacion? Pues no lo se. Imagino que sera dificil de evaluar.

    Me gusta

  4. Al fin y al cabo cada uno saca su interpretacion de unas palabras o hechos. Creo que tenemos una mente que sirve para pensar y sacar nuestro propio criterio de lo expuesto. A partir de ahi te puede parecer bien mal o etc…
    Tambien es cierto que las palabras o pensamientos de uno dicen mas de el que del mundo que les rodea.
    Mi interpretacion al leer este articulo lo primero que me viene es un miedo feroz del escritor, a que? El sabra.
    Lo bonito del mundo es la diversidad de ideas y lo mas mas maravilloso es el respeto de estas. Que cada uno piense lo que quiera y no perdamos tiempo en intentar convencer al otro que lo mio es lo mejor o mi verdad esta por encima de la tuya. De ahi vienen las guerras señores.
    Igual no has escuchado a Enric desde la neutralidad😂😂😂

    Me gusta

    1. ¿Un miedo feroz del escritor? Aplicá tu propio principio de “las palabras de uno dicen más de uno…” a vos mismo. Oh la ironía…
      Yo veo más bien indignación ante el avance de estos chantas que lucran con la ignorancia ajena. También veo la vocación de hacer un blog para exponerlos y, de alguna forma, contribuir a mitigar sus efectos.

      Y no, tu relativismo extremo no sirve. Algo puede simplemente ser mentira. Creas lo que creas la gravedad es real y si te tirás de un décimo piso te estrellás contra el suelo. Si “tu verdad” contradice la realidad, entonces “tu verdad” está mal y tenés que corregirla.
      Si hay algo que NO hay que respetar es a las ideas. El razismo, el machismo, el antisemitismo, etc. son todas ideas. ¿Te parecen respetables?
      Las ideas se cuestionan, como aca se cuestionan las de Corbera.

      Me gusta

    2. ¿Y qué sería escucharlo desde la neutralidad? ¿Aceptar lo que él diga? Me recuerda a lo mismo que dicen los defensores de las teorías de Freud o Foucault: “lo estás leyendo mal”. Las ideas *no* se respetan; se cuestionan. No puedo respetar la idea de que casarse con niñas es algo bueno, por ejemplo.

      Me gusta

  5. Yo he comprado libros d Enric, y este señor del artículo escrito, dice q son carísimos.
    Uno me costó 12€y el otro 15€…
    Eso es caro?
    Pero enfin, mejor no entrar en más polémicas….cada uno es libre d pensar…
    Ah y otra cosita, todas las conferencias d Enric,son gratis en Youtube

    Me gusta

    1. Me parece que es un detalle menor el precio de los libros… ¿Con eso te quedás?
      Es claro que montó un negocio sobre esta ridiculez carente de evidencia y fundamentos.

      Me gusta

      1. Bueno hombre, es una terapia como cualquier otra. La unica manera de demostrar si es efectiva o no es que la gente note mejoria. Al igual que muchos hacen terapia con caballos o delfines (tampoco hay estudios que demuestren su eficacia) y la evidencia de los tratamientos psicologicos son altamente cuestionables (de ahi tambien su evolucion y diversidad) cuantas veces no habremos escuchado a pacientes que acuden al psicologo durante años y se gastan fortunas sin ningun exito. Si el placebo de escuchar o leer a enric corbera que por otro lado es gratuito (ya que el libro de los milagros tambien esta en pdf abierto y no es de corbera) pues no veo dónde está lo eticamente reprochable. Hay muchas patologias para las cuales la ciencia no sabe dar una solucion en cuanto a su origen / prevencion y resolucion o tratamiento (infertilidad o cancer) y se tratan como se pueden, pero lejos esta la medicina en dar una solucion definitiva a estos problemas. Hasta entonces, tambien podemos pensar que son voluntad de dios…. y parece que contra esta idea se lucha menos y esta mas aceptada. Sin hostilidad ni acritud me parece un tema interesante sobre el cual debatir.

        Me gusta

      2. ¿Decís que como hay otros estafadores entonces no hay problema?
        ¿Te parece bien que propague sus sinsentidos como si fueran verdades y encima monte un negocio con ello? A mi me parece inmoral e irresponsable.
        Lo éticamente reprochable es que lo vende como verdad. Si una farmacéutica te vendiera un medicamento que no es lo que dice ser, ¿te parecería bien mientras “te cures”?
        Si alguien “se cura” por efecto placebo no es un mérito de Corbera. Es casualidad.
        Finalmente, ¿creés que no tiene ninguna consecuencia tragarse estos delirios? Las creencias ridículas pueden ser peligrosas. Hay muchos ejemplos.

        Me gusta

      3. Si por estafadores te refieres a la medicina actual o a la iglesia, yo no me dirigi a ellos como tal. Simplemente queria dejar patente que mientras no se demuestre lo contrario (que no esta demostrado) lo de enric tiene tanta validez como cualquier terapia psicologica. Creo que hay muchas deficiencias en la medicina convencional. Y no pasa nada por dar una respuesta alternativa. No se si cobra por sus consultas (hasta donde yo se el tiene una licenciatura en psicologia, y que tipo de tendencia utiliza para tratar a sus pacientes la desconocemos), pero lo hara como cualquiera que lleva a cabo sus tratamientos. Tambien lo hace el cura por las misas y muchos profesionales que llevan a cabo terapias que no tienen una evidencia solid y que aun asi utilizan. Lo cierto es que se sabe menos de lo que creemos y que muchas veces (sobre todo los periodistas) se concluye de manera erronea resultados de diferentes estudios. Con esto se crea una falsa sensacion de que las decisiones medicas se basan en solidas evidencias y esto no es real. Para todo lo demas, y sobre todo mientras no se demuestre lo contrario, las creencias individuales de cada persona pueden influir en la resolucion de sus patologias bien sean somaticas o no, de la misma manera que puede influir el estres. Las creencias no son ridiculas. Son poderosas y las consecuencias de ellas no puedes medirlas ni juzgarlas, no tienes como establecer una relacion causal de manera segura. El calificativo de delirios los acuñas tu, pero te reputo que si tuvieras una salucion a las patologias que te planteo o pudieras demostrar que Enric se equivoca, mas alla de tu mera opinion, no estariamos debatiendo sobre este tema. Y con respecto a las farmaceuticas… el supuesto que desceibes lo hacen CONSTANTEMENTE, ademas que no hay un medicamento que no tenga efectos adversos, el ejemplo de la farmaceutica no me aprece acertado en absoluto (y sobre manipulacion de reultados en farmaceuticas tengo hemeroteca para aburrir) has oido hablar de la talidomida? Conoces los efectos que sufrian las primeras mujeres a las que se le recetaban anticonceptivos orales? O los primeros obesos que probaban los medicamentos para la obesidad (el 50% acabo por suicidarse)? O las mujeres a las que les dan bifosfonatos y acaban desarrollando osteonecrosis perdiendo parte de su estructura osea? Esto son solo ejemplos.

        Me gusta

      4. “Simplemente queria dejar patente que mientras no se demuestre lo contrario (que no esta demostrado) lo de enric tiene tanta validez como cualquier terapia psicologica.”

        No, no. Lo que hay que demostrar es que esa supuesta terapia (ver al final) sirve para algo. Repito, que haya otros estafadores no es excusa. Si para vos da todo lo mismo hasta que se demuestre lo contrario, entonces te tengo una terapia genial que consiste en embadurnarte en bosta de vaca y… Bueno, no puedo seguir sin cobrarte…
        Algo “no funciona” hasta que se demuestre lo contrario. No al revés.

        “Creo que hay muchas deficiencias en la medicina convencional. Y no pasa nada por dar una respuesta alternativa.”

        Seguro. La medicina no tiene todas las respuestas. Es imperfecta y todo lo que quieras. Pero eso no hace que cualquier cosa de repente sea una “alternativa”. ¿No pasa nada? ¿Y si tu “alternativa” le cuesta la vida a alguien? Vamos…

        “Las creencias no son ridiculas.”

        No dije que las creencias son ridículas. Dije que las creencias ridículas…
        ¿No se pueden medir las consecuencias ni juzgarlas? Bueno, supongo que se puede estimar la cantidad de gente que mató la inquisición, por ejemplo. Y si alguien tiene la creencia de que tiene que matar gente porque lo dice su libro querido, esa creencia es una imbecilidad ciclópea. Aunque no te guste que la juzgue…
        La relación causal se puede establecer muy fácilmente, a veces. Como los testigos de Jehová que no reciben transfusiones de sangre.

        ” …pero te reputo que si tuvieras una salucion a las patologias que te planteo o pudieras demostrar que Enric se equivoca, mas alla de tu mera opinion, no estariamos debatiendo sobre este tema.”

        De nuevo, primero hay que demostrar que tiene razón… Y no tengo que solucionar nada para que alguien más tenga que demostrar que lo que dice es verdad. Es como cuando un cristiano te pide que expliques el origen del universo, y si no, dios lo hizo.

        “Y con respecto a las farmaceuticas… el supuesto que desceibes lo hacen CONSTANTEMENTE, ademas que no hay un medicamento que no tenga efectos adversos, el ejemplo de la farmaceutica no me aprece acertado en absoluto”

        Entonces mi ejemplo es perfecto. ¿Te parece bien que hagan eso? ¿No que no? Porque ese era mi punto, no si lo hacen o no.

        P. D.: En la página del instituto de este sujeto dice:
        – “Es importante saber que la Bioneuroemoción® no puede equipararse a una terapia o tratamiento.”
        – “La Bioneuroemoción no es una terapia, no es un método científico y la sanación del cuerpo no es, en ningún caso, un objetivo de la misma.”
        – “El ejercicio de la Bioneuroemoción no se encuentra dentro de ningún campo profesional y de estudio concreto…”
        – “La Bioneuroemoción no sustituye ningún tratamiento médico.”
        – “No se realizará una sesión de acompaámiento a personas que adolezcan de enfermedades de carácter psíquico, al no ser la Bioneuroemoción® una psicoterapia.”

        Me gusta

    2. Si te gusta usar papel higiénico duro caro no es mala opción si te gusta perder 27€ y las horas leyendo esa basura para idiotas eres libre de “pensar”.
      Cada vez que me encuentro un pensador y le pegunto un poco sobre física básica y luego cuántica que tanto usan para su postulados me encuentro silencio, se me derrumban todos misteriosamente debe ser el colapso de onda en su cerebros.

      Me gusta

  6. No estoy de acuerdo en absoluto con este artículo que no da hechos concretos ni objetividad al respecto en relación a la biodescodificación y a la realidad cuántica. Es una crítica más sin fundamento ni análisis concreto. Pero bueno, supongo que siempre habrá gente que al no entender algo ataque sin más. La bioneuroemoción precisamente analiza y realiza un estudio estadístico de los hechos y relaciona los casos comunes para sacar conclusiones, responde perfectamente al método científico analizando las sintomatología física con los hábitos y conductas producidas por conflictos emocionales. Y en relación al resto del artículo, cualquier persona como yo puede leer, escuchar conferencias por internet y sacar sus propias conclusiones. Sería interesante que escribieran algún artículo en contra de la bioneuroemoción con datos concretos y estudios que corroboren lo contrario porque este artículo claramente muestra una crítica que no aporta absolutamente ninguna explicación objetiva. Un saludo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s