El fantasma de la nación. Los engranajes de la trampa tribal catalana

Si uno se acerca a los libros de historia resulta sencillo notar que el nacionalismo ha sido el gran estigma europeo desde hace ya algunos siglos. Ha sido una escoria intelectual local que, de hecho, ha sido ampliamente exportada al resto del mundo, igual que el cristianismo, las guerras mundiales o Eurovisión —que ya me diréis qué cojones nos habrán hecho los pobres australianos para que últimamente los estemos sometiendo a semejante ultraje—. Y, aunque la cosa ya no está tan fanatizada como antes, cuando nos dio por destriparnos unos a otros enarbolando absurdos trozos de tela, ahí está el Brexit, Escocia, Baviera, Borgoña, Alsacia, Lombardía, Bélgica, Laponia, etc., etc., etc. Y España. Porque si en Europa hay un país saturado de nacionalismos es el nuestro. Cataluña, País Vasco, Galicia, Andalucía, Valencia, Navarra… Con casos más o menos graves, aunque siempre generadores de fractura social, de resentimiento y de violencia. Porque el nacionalismo es caspa. Es conservadurismo, autoendiosamiento y brutalización social, algo de lo que parece no haberse enterado esta izquierda feng shui posmoderna e ignorante que tan de moda está últimamente. Esa que se sube a todos los trenes de lo políticamente correcto; a todos los trenes de decirle a la gente únicamente lo que le endulza los oídos y que renuncia a la realidad y a la Ilustración para entregarse a los relatos prepotentes con los que pesca los votos de lo menos aventajados de la sociedad.

Pero, pese a tenerlo en la puerta de casa, lo cierto es que mucha gente sigue teniendo problemas para comprender qué es el nacionalismo, de dónde viene y por qué te jode tanto la mente. Uno de los problemas, en mi opinión el principal, respecto a la correcta comprensión de la naturaleza del nacionalismo es que, al menos en este extraño país, aún existe una anacrónica y contraproducente corrección política al respecto. Es una pena que esto sea así, porque cuando uno se acerca a esto del nacionalismo y observa a los enajedados que lo defienden —ya sean fachas de izquierda o de derecha— sin las gafas del principio de caridad y del paternalismo, lo que aparece frente a nuestros ojos no es más que una panda de frikis totalitarios salidos del siglo XIX. Frikis de los peores, de los xenófobos, de los onanistas compulsivos, de los paletos y de los racistas lingüísticos, que, con una irritante postura victimista, quieren metérsela doblada a la democracia y al progreso social. Porque, vamos a decirlo, el nacionalismo es un peligro para toda la vida inteligente, un desafío a la racionalidad por parte de los débiles mentales. Una herramienta política para la manipulación de las masas que explota nuestras tendencias tribales y esos complejos de inferioridad de los que algunos parecen sentirse tan orgullosos. El nacionalismo es una ideología de fracasados, como el feminismo de tercera ola, el neoliberalismo, el fascismo, el comunismo o el coaching.

La mutación nacionalista del tribalismo

La historia evolutiva de nuestra especie nos ha legado determinados rasgos morfológicos —tener pelo en determinados sitios y no en otros, caminar bípedos, tener pulgares, etc.— y determinados rasgos psicológicos —comprensión de la música, empatía emocional, disparar estados de ansiedad ante amenazas, etc.—. Entre estos rasgos psicológicos, uno de los más fuertemente arraigados en nuestras dinámicas sociales es el tribalismo, la tendencia innata a organizarnos en grupos sociales delimitados entre los que se genera un sentimiento de pertenencia, una jerarquía social y una clara consciencia del otro. En estas dinámicas tribales, los otros van siendo sometidos paulatinamente a un proceso de deshumanización que, debido a un aislamiento alienante dentro del propio grupo social, puede llegar a resultar extremo. Por supuesto, las fronteras de la tribu son cambiantes y dependen de nuestro nivel de contacto y atribución de humanidad a los demás. Los casos más claros de estos fenómenos tienen lugar durante periodos bélicos —de hecho, la psicología de la guerra es un campo de estudio tremendamente esclarecedor respecto a muchos aspectos de la naturaleza humana, como la resilencia o la violencia—.

Los soldados son sometidos a agresivos procesos de tribalización, procurando que vean a los adversarios como animales. Glenn Gay, un veterano de la Campaña del Pacífico durante la II Guerra Mundial, cuenta al respecto de un incidente en el que los soldados norteamericanos jugaron al tiro al blanco entre risas con un aterrorizado soldado japonés: “A ninguno de los soldados norteamericanos se le ocurrió siquiera que pudiera tener sentimientos humanos de miedo y el deseo de seguir con vida. Lo que retrospectivamente desconcertaba al veterano era por qué sus camaradas y él mismo habían encontrado tan gracioso el incidente. Unos años después le parecía espeluznante y asaz cruel; en ese momento no tenía conciencia de ello en absoluto”. Otro veterano inglés, esta vez de la Guerra de Las Malvinas, dice lo siguiente sobre lo sencillo que resultaba conseguir que los soldados británicos mataran a prisioneros argentinos con bayonetas: “Coged a un joven desesperado por asumir una identidad (…) enseñadle a aceptar la autoridad, dadle una sensación exagerada de autoestima incluyéndolo en un grupo de élite, (y) enseñadle a (…) deshumanizar a quienes no forman parte del grupo”.

Por supuesto, este peligroso estado psicológico de autoexaltación y deshumanización del otro ha de ser ciudadosamente mantenido por parte de la autoridad interesada. Suele ser habitual, por ejemplo, que aquellos que van a fusilar a algún disidente tengan estrictamente prohibido hablar con la persona, dado que cualquier intercambio de información podría despertar la identidad moral del ejecutor. No se debe confraternizar con el enemigo. A veces, sin embargo, los chispazos de humanización pueden venir por sutiles detalles muy complejos de prevenir. George Orwell luchó en la Guerra Civil Española contra el bando fascista. En una ocasión tuvo la posibilidad de acabar con la vida de un soldado que, semidesnudo, corría mientras se sujetaba los pantalones. “Me abstuve de dispararle… No disparé en parte a causa de ese detalle de los pantalones. Yo había venido a disparar a “fascistas”; pero un hombre con sus pantalones en alto no es un “fascista”, sino, evidentemente una criatura como tú, y no te da gusto dispararle”. Para que el proceso de tribalización sea efectivo y permita manipular a una población, debe tener lugar de un modo plenamente absorbente, demonizando al ajeno y, a la vez, manteniendo la extrema cohesión y exageración de la autoestima de los propios.

Para conseguir la cohesión de grupos sociales tribales, el ser humano dispone de una herramienta formidable: los relatos. Los relatos aglutinantes generan pertenencia al cuento por todos compartido, un cuento que puede ser racial, religioso o simplemente político. Por ejemplo, los nazis generaron el relato de la humillación después de la I Guerra Mundial, el de la pseudoraza aria y el de un supuesto tiempo pasado glorioso del pueblo germano. Los países musulmanes, aunque se odien entre ellos, se consideran un grupo humano diferenciado en base a su adopción del Islam. Ciertos países latinoamericanos han decidido hablar de una tal patria grande en base a un relato basado en un caudillo, Simón Bolívar, y en una supuesta y sacrosanta revolución expansionista que, aunque haga que muchos venezolanos vivan de un modo lamentable sentados sobre las mayores reservas de petróleo del mundo, ha de ser llevada a acabo a sangre y fuego como una necesidad histórica. Se genera así toda una mitología en torno a los grupos humanos. Estas mitologías pueden ser más o menos refinadas. Desde los ayllus y Manco Cápac saliendo de las aguas del Titicaca, hasta las tribus urbanas actuales, pasando por la creación de identidades sociales tribalizadas en las grandes dictaduras del siglo XX, como la de Stalin, Franco o Hitler.

Los nazis fueron auténticos genios en este sentido. Johannes Hassenbroeck, comandante del campo de concentración de Gross Rosen dijo al respecto que “las SS nos ofrecieron una serie de ideas simples que podíamos entender, y en ellas creímos”. Sobre Joseph Kramer, comandante de otro campo de concentración, dijo su viuda que “sin el Partido y las SS, podría haber sido un fracasado el resto de su vida. Diría que, para él, el nazismo era una experiencia emocional profunda. El movimiento le capturó. Le permitió volver a creer en sí mismo”. Y, de hecho, la gran mayoría de aquellos que engrosaban las filas de los altos mandatarios nazis, empezando por Hitler, eran una panda de parásitos sociales sin oficio ni beneficio. Auténticos subnormales salidos de las profundidades de la Selva Negra que antes de unirse al glamour de las SS estaban follándose cabras y fracasando inveteradamente en la vida. Otros, además, ni siquiera encajaban en el relato al que se adherían con fervor —Hitler no era ario, Goebbels era cojo, Göring era obeso, Röhm era gay, etc.—, algo que no evitaba que, mientras colara, no se sumaran con entusiasmo a masacrar a los que eran como ellos.

El tribalismo está profundamente arraigado en la condición humana, y es tarea de la política, de la buena política, ponerle freno. Durante el genocidio de Ruanda, los hutu asesinaron a cerca de un millón de tutsis. León Mugsera, filósofo hutu, hacía llamamientos públicos al genocidio alegando que “nosotros, el pueblo, estamos obligados a asumir por nuestra cuenta la responsabilidad de barrer esta escoria”. La radio pública clamaba que “para el 5 de mayo, el país debe estar completamente limpio de tutsis” y “no repetiremos el error de 1959. Es preciso matar también a los niños”. Hubo toda una campaña política a fin de fomentar la agresión tribal contra los tutsis. Ya existía con anterioridad una clara diferenciación tribal en Ruanda, pero el uso político de este estado de tribalización ha supuesto una táctica lamentablemente común a lo largo de todo el siglo XX. Pero no debemos pensar que estas son cosas propias de tribus africanas de las selvas más impenetrables; los europeos, las personas del primer mundo, somos tan tribales como cualquier pueblo africano. Europa ha sigo empapada de sangre una y otra vez a lo largo de su historia debido a estallidos políticamente dirigidos del tribalismo local. Aunque, en el caso europeo, la dirección del conflicto tribal suele ser llevada a cabo apelando al concepto de nación.

El ectoplasma nacional

La Ilustración europea fue un periodo histórico que tuvo lugar, especialmente, en Francia e Inglaterra. Se trató de un proceso por el cual se desterró a los viejos poderes de la monarquía, basados en derechos dinásticos y feudales, y se configuró una nueva sociedad en la que la libertad individual, la educación, la búsqueda de la verdad y la legitimación pública del poder político se instauraron como un nuevo orden social. Todas nuestras sociedades son hijas de la Ilustración, un movimiento intelectual para el cual fue central la cuestión de la lucha contra el provincianismo chovinista. Pero cuando la revolución francesa degeneró en el terror y fue coronado Napoleón, quien decidió invadir al resto de países europeos como Alemania, España u Holanda, se pudo constatar cómo la naturaleza humana requiere de unas contenciones políticas mucho más sofisticadas que las de finales del siglo XVIII para poder llevar a cabo el gran proyecto ilustrado. Si los países europeos habían visto a Francia e Inglaterra con admiración y respeto, cuando Napoleón comenzó con su política expansionista la visión de estos países cambio considerablemente. Pasó de la admiración al complejo de inferioridad, y de ahi pasó al resentimiento. Cuando Hegel, quien había apoyado con fervor la revolución francesa, vio entrar a Napoleón a su ciudad, aseguró haber visto a la mismísima Historia a caballo. Sin embargo, poco tiempo después y a sueldo del despotismo ilustrado local, fue el líder del movimiento reaccionario alemán, junto a otros payasos pueblerinos y misticistas como Fichte y Schelegel. Esta gente, en lugar de intentar remediar los pasos en falso de la revolución francesa e intentar imponer nuevamente una visión ilustrada, prefirió moverse hacia el consevadurismo más recalcitrante al utilizar el concepto de nación como palanca a fin de movilizar al tribalismo local frente a Francia.

Para el nacionalismo orgánico, la nación es un concepto natural o presocial, una entidad que se materializa y desarrolla a través de una determinada población. El nacionalismo orgánico, pese a tener ya delirios racistas desde su mismo origen, ha estado tradicionalmente centrado en la segregación lingüística. Y es normal, porque los alemanes de esa época —si es que acaso se puede hablar de alemanes— estaban fragmentados en una gran cantidad de principados comandados por reyezuelos. A todos estos principados, rivales entre sí y con diferentes religiones y alianzas, solo los unía la lengua, con lo cual parece haber sido un movimiento astuto apelar a este rasgo para unificarlos. El nacionalismo no es mero tribalismo; es tribalismo paranormal. Es tribalismo cuasi-religioso. Los italianos no hablarían italiano, es el italiano el que hablaría a través de los italianos. La nación es un fantasma que habita en la población, pero que no se agota en ella. Tiene, además, su propia voluntad, su propia memoria y sus propias necesidades. No es de extrañar, entonces, que los nazis, herederos directos de estos misticistas del romanticismo alemán, hablaran de la necesidad de ampliar el espacio vital alemán, de sus derechos ancestrales sobre, por ejemplo, Bohemia o Alsacia, o que tuvieran todo tipo de delirios a fin de poder justificar la existencia de esa entidad tan absurda como la nación aria.

El problema es que todo depende de cómo definamos a estas naciones y de dónde pongamos sus límites. ¿Cuáles son los límites de las tribus? En Ruanda, los tutsis y los hutus hablaban el mismo idioma; existía una enorme cantidad de mestizos nacidos de matrimonios intertribales; había hutus y tutsis habitando con la otra tribu y siendo valorados y queridos por sus conciudadanos. La respuesta ante esta situación fue muy sencilla: había que aplastarlos a todos. Ante cualquier tipo de sospecha de impureza tribal, ese individuo debía ser exterminado, dado que en él habitaba ya la semilla el arbol torcido de la tribu rival —una idea que hace que los niños y su educación sean especialmente importante para todos estos fanáticos tribales—. Respecto a los nacionalismos europeos es más de lo mismo. Por ejemplo, ¿eran alemanes las personas de ascendencia alemana que vivían en Polonia y hablaban polaco? ¿Son los catalanes que no hablan catalán verdaderos catalanes? ¿Son los vascos que votan al PP verdaderos vascos? Si queremos mantener la dañina idea europea de “un estado, una nación”, entonces va a ser muy complejo poder realizar definiciones de las naciones que puedan incluir a toda la población que cohabita un mismo territorio. En este sentido, los estados-nación son verdaderas trampas tribales. Infiernos nacionalistas en los que encontramos habitualmente un nacionalismo agresivo y otro nacionalismo defensivo que a lo largo del tiempo pueden ir intercambiando sus papeles entre sí. Pero estas naciones, todas, son entidades muy recientes. Las más antiguas superan por poco los doscientos años y han requerido de una fuerte presión política para ser creadas. Famosa es la afirmación del portavoz del recién creado Reino de Italia de que “hemos hecho Italia; ahora tenemos que hacer italianos”. Para crear, en un sentido nacionalista, italianos, catalanes, gallegos o escoceses es necesario un largo proceso de construcción nacional: el establecimiento de un relato conjunto, de un otro, de un sistema educativo distorsionado que implante todas estas ideas. Es necesario tanto el adoctrinamiento como la exclusión del que no encaja en la caracterizacion del fantasma.

El relato nacional tiene dos características principales: la exaltación de lo propio y el victimismo histórico. No hay ningún relato nacional comedido respecto a lo de puta madre que somos y que asuma las culpas propias respecto al sufrimiento de otra población. Los palestinos y los israelitas son víctimas, como lo son los croatas y los serbios o los griegos y los turcos, y todos son los más valientes, inteligentes y guapos. Este relato nacional impulsado por los políticos de turno, además de generar enfrentamiento respecto al pasado y al presente, genera distorsiones respecto al futuro, dado que funciona como un filtro para interpretar las acciones de los otros. Si los turcos se muestran amables es porque traman algo, si a un catalán le responden en castellano es porque está ante un facha, si a un vasco le preguntan por la violencia etarra es porque lo están acusando de etarra. Con este filtro es muy complicado no seguir alimentando al fantasma, porque el fantasma es un sistema autovalidante.

Uno de los ejemplos más rotundos de nacionalismo europeo destructivo lo encontramos en lo que antaño fue Yugoslavia, un estado federal que incluia a seis repúblicas, entre las cuales las más grandes y con características propias más marcadas eran Croacia, Bosnia y Serbia. Pero las etnias iban y venían según la región. Por ejemplo, Serbia incluia a Kosovo, de mayoría albana, la Krajina croata estaba habitada en su mayoría por serbios, y en Bosnia había gran cantidad de serbios y de croatas. Durante la existencia de Yugoslavia, bajo el férreo control de Tito, se impuso la pluralidad y un relato yugoslavo que hacía que los habitantes se sintieran croatas/serbios/bosnios pero, ante todo, yugoslavos. Sin embargo, el ímpetu nacionalista fue demasiado grande y Yugoslavia voló por los aires en un enfrentamiento de todos contra todos del que únicamente se salvaron los eslovenos, que vieron venir a tiempo la avalancha nacionalista que finalmente arrasó los Balcanes. Cuando estalló la guerra de exterminio, las consecuencias fueron espeluznantes. El líder militar croata Ante Pavelic tenía una máxima respecto a los serbo-croatas: “Matar un tercio, expulsar un tercio y convertir un tercio”. Después de las atrocidades cometidas durante los múltiples enfrentamientos y actos genocidas en base al odio nacionalista y a la demonización del vecino, crímenes de guerra que tuvieron lugar aquí al lado, en sitios a los que se llega en vuelos de tres horas en Ryanair, todo atisbo de convivencia quedó reducido a escombros. Fikret Alic, un superviviente bosnio, afirmó que “nunca vi ninguna diferencia entre un serbio o un musulmán o cualquier otra persona. Pero ahora no puedo mirarlos, ni saludarlos ni volver a vivir con ellos. Nos hemos querido durante cuarenta y cinco años, y en el año cuarenta y seis nos odiamos”.

La trampa tribal catalana

La trampa tribal catalana tiene absolutamente todas las características que han tenido todas las trampas tribales en el pasado. El nacionalismo como táctica política siempre funciona según la siguiente fórmula:

Enemigo externo + enemigo interno vs. nación/pueblo

Para los nacionalistas catalanes, en su gran mayoría también independentistas, el enemigo externo está bien delimitado: el estado español al que pertenecen. Los españoles son vistos como todo lo malo que ellos no tienen. Los españoles serían vagos, ignorantes, genocidas, pobres, corruptos, mafiosos y los han explotado y saqueado desde que se vieron obligados a convivir con ellos —porque Cataluña habría sido anexionada por la fuerza por parte de los castellanos, que son imperialistas y supremacistas por naturaleza—. El enemigo interno está también bastante bien delimitado: los catalanes/valencianos/baleares que no responden a la pureza del espíritu nacional. En este sentido, si vives en Cataluña pero tu apellido no es catalán, o si hablas en castellano, o incluso si no eres nacionalista, entonces simple y llanamente eres una entidad que molesta y que ha de salir inmediatamente del campo visual del nacionalista de turno. Pero hay un gran problema para los nacionalistas catalanes y una gran alegría para la actividad neuronal de este mundo: los nacionalistas no son mayoría —la enorme mayoría de catalanes se identifican como españoles y catalanes a la vez, lo cual es algo muy razonable— y los independentistas no han hecho más que decrecer en el tiempo y no superan, ni de lejos, el 50% de la población. Pero ellos, los otros, el enemigo en casa, no son el pueblo catalán; el pueblo catalán son únicamente ellos mismos. Ellos, la expresión de la nación catalana, personifican al fantasma y se arrogan la responsabilidad de otorgarle el espacio debido, y de actuar como redentores ante el ultraje al que la-Cataluña-fantasmal es sometida en su día a día debido a que no toda la gente es como ellos quieren que sean. Todo ello ideas que, además de encajar con el espectro temático de Cuarto Milenio, resultan claramente totalitarias e impositivas.

Tampoco el barco a la deriva independentista pasa de ser una mera técnica de manipulación política. Quizás lo único peculiar que tiene el caso catalán es que es la forma más cutre de manipulación política por arenga nacionalista, cristalizada en el inefable cuento del inminente golpe de estado nacionalista. En el caso catalán, la arenga se traduce en términos prácticos en un coitus interruptus, en unos preliminares constantes que nunca acaban en una buena corrida. Y ello se debe a que ni a CiU, ni al PP, ni al PSOE, ni a ERC, ni a los catalanes ni al resto de los españoles les conviene que la bobada independentista pase de ser un berrinche gilipollas comandado por los más gilipollas de entre los catalanes. Los más gilipollas y, además, los más corruptos. El PP y el PSOE han podido mantener así al bipartidismo con el apoyo de la política catalana, corrupta hasta la médula, que recibe a cambio la vista gorda del gobierno central respecto a sus chanchullos milmillonarios. Que todo esto lo comande un politicucho como Artur Mas con el apoyo de gente rancia y rica que no ha salido de Girona en toda su triste vida, y que finalmente hayan tenido que ponerle todos el culo a los fanáticos de la CUP, solo ha hecho que los nacionalistas catalanes se conviertan en el auténtico hazmerreír de toda España y Europa. Todo un auténtico teatro del absurdo político para manipular a la gente mientras se le vende a los catalanes la autocomplaciente idea de que mean Chanel Nº5 y de que todos sus males son culpa de los demás.

Pero uno, que se las ha tenido que ver con abundantes catetos nacionalistas, está acostumbrado a escuchar siempre la misma réplica. “Sí, sí, lo de los Balcanes y lo de Fichte muy bien, pero lo de Cataluña es diferente. Ellos tienen seny, no me los vas a comparar con los montenegrinos o con los lapones”. ¿Por qué? Esto es siempre igual, el nacionalismo catalán no se diferencia de otros nacionalismos. Cuando uno observa a esta gente desde un punto de vista antropológico únicamente se encuentra a una panda de frikis corruptos seguidos por un puñado de gente que está ahí como podría estar en la cienciología o convulsionando en una misa evangelista. La trampa tribal catalana es exactamente igual a cualquier trampa tribal de este mundo: es una tribu que pretende colonizar la totalidad del espacio público en base a imponer sus rasgos característicos, que considera superiores, a otra población local con tanto derecho como ellos a disfrutar libremente de dicha esfera pública.

En Cataluña, desde hace ya un tiempo, podemos ver casos muy claros de búsqueda de pureza nacional. El Tinder solo para catalanes con opción de cribar entre nacionalistas y no nacionalistas, aplicaciones para poner estrellas de David en las tiendas que no usen la lengua bendecida por el dios-nación, o las familias que tienen problemas para educar a sus hijos en castellano por el totalitario, y poco efectivo, programa de catalanización infantil. Es bien jodido que uses una aplicación para prevenir que te la vaya a meter un descendiente de murcianos —y no solo porque en Murcia se folla mucho y muy bien, sino porque es una actitud simple y llanamente execrable—, o que consideres que alguien que te atiende en castellano, una lengua tan catalana como el catalán, merece que no le compres aunque sea una persona la mar de amable y que haga muy bien su trabajo. Pero si hasta han fomentado la inmigración árabe en detrimento de la latinoamericana porque consideraban a los primeros más catalanizables —un proyecto que ha sido, también, un auténtico fiasco—.

Varias cosas al respecto:

1) ‘Catalán’ es el glotónimo de una lengua, no el sello de autenticidad. El catalán es tan valenciano o balear como el valenciano o balear son catalán.

2) El castellano es tan catalán como lo es el catalán, independientemente de su nombre. Igual que el catalán es tan valenciano como catalán, el castellano es la lengua materna y vehicular de la mayoría de los catalanes —de hecho, únicamente el 33% de los catalanes tiene al catalán como lengua materna y únicamente el 22% lo usa en exclusiva para tomar notas personales, el mejor indicador de interiorización de una lengua—.

3) Los productos culturales catalanes producidos en castellano son tan catalanes como los producidos en catalán. Y si el ruso fuera oficial y lengua vehicular de un gran porcentaje de la población de Cataluña, los productos en este idioma serían tan catalanes como cualquier otro.

4) Las lenguas no tienen derecho a existir. Las lenguas no tienen derechos, eso es una grosera falacia de reificación. Los que tienen derechos son los hablantes de las lenguas. En este sentido, un hablante de catalán tiene derecho expresarse en su lengua, pero no tiene derecho a que yo también me exprese en ella. Yo sé catalán porque lo aprendí en el colegio, pero nadie me puede obligar a hablarlo o a educar a mis hijos empleándolo.

Respecto al punto cuatro: las lenguas nacen, viven y mueren. Y esto no le importa una mierda, ni le debería importar, a nadie que viva en esta realidad y no en otra. Las lenguas son herramientas que nos sirven mientras nos sirven y que abandonamos cuando ya no nos sirven. Importa lo que se hace con ellas, no ellas mismas. El catalán es un mosquito en comparación con el castellano que, siendo la segunda lengua a nivel mundial en términos de hablantes nativos, es un auténtico elefante lingüístico. Es una lucha que el catalán jamás podrá ganar porque, por más inmersión lingüística que intenten hacer entre la chavalada, la gente acabará el colegio y empleará la lengua que más útil resulte y que más puertas abra, y en este sentido no se puede comparar a una lengua con 567 millones de hablantes en 24 países con una que ronda los 5 en una región —porque esa cifra de 10 que dan desde la Generalitat no se la traga nadie—. Por pura inercia, y por más que quieran imponerlo en la calle, poco a poco el catalán morirá, como morirá el castellano el día que resulte inútil hablarlo. Y no será imperialismo, será la decisión de los propios catalanes, que encuentran más útil como herramienta el castellano. Esto ya pasa en Valencia, donde el catalán sobrevive artificialmente, enchufado a una máquina de imprimir billetes de un modo insostenible. Aunque estas cosas son marca España, no nos engañemos. Por ahí fuera todo esto no pasa de ser un montón de sinsentidos.

Un tema todavía más alocado que el de “la única lengua de Cataluña es el catalán” son los relatos nacionales catalanes, que han ido derivando a cualquier porquería pseudocientífica entremezclada con mitos inmortales como “España nos roba”, “los catalanes estamos emparentados con los suizos”, “Cataluña = Corona de Aragón” o “los catalanes no participamos en la conquista de América”, entre muchos otros. Hay más desigualdad entre provincias catalanas que entre Cataluña y cualquier otra comunidad autónoma, y si Cataluña es una región con un nivel relativo de riqueza se debe a haber sido industrializada en el contexto del estado español, a gozar de las infraestructuras y de los mercados de este estado y a la mano de obra proveniente de otras regiones menos industrializadas. Uno a veces mira los videos de los discursos de los nacionalistas catalanes y no puede dejar de preguntarse qué cojones se creerá esta gente. Es una comunidad llena de corrupción y endeudada hasta el cuello, con los mismos problemas generales que los cántabros, los castellano-leoneses o los madrileños. Además, ¿tanto se avergüenzan de la historia catalana real? A mí me parece una comunidad con una historia muy interesante y en algunos puntos francamente apasionante. No sé qué clase de complejo de inferioridad puede empujarlos a delirar tantas estupideces, como lo hace el popular y aberrante Institut Nova Història.

¿Son los catalanes gilipollas?

Vale la pena concluir este escrito haciéndonos esta pregunta. Una parte considerable de catalanes está, efectivamente, inmerso en una espiral de gilipollez integral. Una parte. Otra parte son gente tan válida como la gente válida de cualquier otro lugar de España y podrán ser, como todos, gilipollas por otras cuestiones ajenas al nacionalismo. Cualquier región del mundo podría caer en el pozo ideológico en el que está Cataluña, pero hay que reconocer que el nivel de manipulación al que está siendo sometida no deja de ser sobrecogedor. Aunque, a decir verdad, el panorama no pinta tan mal en el medio y largo plazo. Si bien es cierta la degradación política catalana, escenificada en ese bochornoso apoyo generalizado a CiU en sus procesos judiciales por corrupción —“son unos hijos de puta, pero son nuestros hijos de puta”—, de un tiempo a esta parte en Cataluña ya no se calla nadie. Una buena parte de los catalanes está bastante harto de todo esto del nacionalismo iletrado y está reclamando sus derechos, algo que, sumado al propio agotamiento del sueño de opio independentista, que es un auténtico cuento chino, nos hace pensar que, poco a poco, los nacionalistas se verán arrinconados por los valores ilustrados.

El nacionalismo es fruto del resentimiento y de nuestra naturaleza tribal. En este sentido, hay dos frentes posibles y deseables de contención del fenómeno. En primer lugar, es necesario evitar el resentimiento. Si Nelson Mandela fue grande, fue precisamente por su lucha por no humillar a los blancos después del apartheid. Desmond Tutu, una persona negra que vivió el apartheid en primera persona, dice respecto a esta actitud de mutuo respeto: “Estaba yo con ella (mi madre) en la galería del hotel cuando pasó majestuosamente por allí un blanco, alto y con la sotana al viento. Se quitó el sombrero para saludar a mi madre. Quedé completamente desconcertado: ¡un blanco descubriéndose ante una negra! Eso no sucedía en la vida real. Aquel gesto me dejó una impresión indeleble. Tal vez contribuyera profundamente a hacerme percibir que éramos valiosos para Dios y para ese hombre blanco; tal vez contribuyó a que no me hiciera antiblanco a pesar del trato cruel que recibíamos de la mayoría de los blancos”. El respeto dignifica, es una aspiración humana natural y valiosa, y es algo que debemos fomentar en las relaciones entre españoles. No sé cuánta gente catalana ha tenido malas experiencias reales fuera de Cataluña, pero también hay gente, de otras regiones o incluso catalanes no nacionalistas, que se han sentido agredidos por todo el discurso de odio y segregación del nacionalismo. Yo estoy muy orgulloso de Cataluña, una comunidad autónoma que aprecio mucho y que he visitado infinidad de veces, donde tengo amigos, donde me he ido de fiesta y donde he visitado museos y paisajes maravillosos. También sería agradable y deseable recibir muestras de cariño por parte de los catalanes hacia el resto de España. Y, por supuesto, es necesario reconocer la catalanidad, sea lo que sea eso, en la pluralidad. No permitiría que nadie me dijera que soy menos tete que los demás porque nací fuera de España y hablo castellano, y puedo entender lo mal que se pueden sentir muchos catalanes que, siendo plenamente catalanes, no se sienten reconocidos y apoyados por sus instituciones.

Otra cuestión importante es la necesidad de imponer la pluralidad. Es necesario que los gobiernos tengan políticas duras en este punto, dado que garantizar la diversidad social es algo necesario en vistas a cómo se las gasta nuestra naturaleza. Que el máximo representante del estado español en Cataluña, la Generalitat, haya olvidado sus deberes constitucionales en relación a esto constituye un atentado muy grave para el conjunto de los españoles e incluso para los derechos humanos. En este sentido, viene siendo necesaria la creación de una policía mundial. Una policía que vele porque una tribu no intente devorar a las otras cuando suba al poder. Que existan padres catalanes con problemas para educar a sus hijos en castellano, o que los castellanoparlantes sean marcados por ello en su actividad comercial, es algo que no se puede dejar en manos de los siempre cambiantes gobiernos locales. En teoría ya existe esa policía, pero la ONU ha ido derivando desde hace ya mucho tiempo en un mero florero internacional. No olvidemos que en casos graves, como Ruanda o Bosnia, los cascos azules se han limitado a observar con pasividad cómo se vulneraban sistemáticamente los derechos humanos.

Por último, el mayor antídoto para el nacionalismo: viajar. Si tienes ideas como estas en la cabeza, viaja. Si crees que Andalucía es una mierda, viaja a Andalucía. Te aseguro que cuando estés sentado en una terraza del Albaicín tomándote unas cañas con la Alhambra de fondo se te va a quitar toda la tontería. Porque, lo que es aún mejor, resulta que todas las maravillas de este país también son tuyas. Las maravillas de Salamanca, de las Islas Baleares y del País Vasco nos pertenecen a todos. No me dirás que eso no es suficientemente cojonudo como para ampliar las fronteras de la tribu…

Por Angelo Fasce

* La mayoría de las citas han sido extraidas de Inhumanidad e inhumanidad: Una historia moral del siglo XX, de Jonathan Glover.

Anuncios

34 comentarios en “El fantasma de la nación. Los engranajes de la trampa tribal catalana

  1. And here we go…
    Que comience la tormenta de mierda xDD

    Lo de viajar… hay gente que es un saco roto, puede viajar por todo el mundo, aprender de otras culturas, idiomas e idiosincracias, y seguir siendo el más paleto de su pueblo. Un buen ejemplo de ello es Jared Taylor, que aunque nació y vivió en juventud en Japón, tiene muchos títulos y postgrados (algunos por universidades tan prestigiosas como Yale), no deja de ser muy distinto del típico sureño de Tennesse escupe-jarrones y cuelga-negros en sus ratos de ocio.

    Viajar no cura nada, da una posibilidad pero para quien tiene ya la mente predispuesta.

    Me gusta

    1. No viajar tampoco garantiza una mente provinciana y cerril, tenemos el ejemplo de Kant. Y terminamos el capítulo de las excepciones obviando a los turistas del todo incluído y la birra en Benidorm. Dicho esto, viajar ayuda y enormemente. Las becas Erasmus han hecho más por la unidad de Europa , o mejor, de los europeos, que la misma moneda, aunque haya colado algún paleto recalcitrante. Como cualquier medicamento, viajar no es una garantía de cosmopolitismo, pero atuda un huevo.

      Me gusta

      1. Deberás saber que el señor Kant era bastante racista (con los negros) y antisemita , pero eran esos tiempos y se le perdona todo………..

        Me gusta

    2. No es infalible ni conozco estudios al respecto, pero viajar abre mucho la mente. Especialmente cuando viajas y conoces a gente de fuera y te relacionas con ellos. Quizás aquí podríamos debatir la definición de ‘viajar’. Para mí viajar con la mente cerrada y sin relacionarte, como hace algún que otro cenutrio, no es viajar.

      Me gusta

  2. Genial artículo.

    Necesario releer unas cuantas veces, sobretodo para aquellos que hemos “comprado” en algún momento algunos de estos argumentos de exaltación y victimismo histórico.

    Me declaro fan absoluto de los vídeos de la versión catalana de la conspiranoia y del Nostradamus del Empordà.

    Respecto al tema de la lengua, me gustaría saber tu opinión sobre lo siguiente:
    Existe una voluntad de conservación y restauración del patrimonio cultural, por ejemplo en edificios históricos. Se trata de una conservación en parte artificial porque ya no responde de forma eficaz a su función, pero no totalmente artificial pues se reformula el uso para que no sea un simple monumento. Es decir, su conservación se centra en que siga siendo útil. ¿Tiene algún sentido trasladar esto a la lengua?

    Un saludo.
    Ruski ruski!!

    Me gusta

    1. El Nostradamus es grandioso. No sabía muy bien dónde ecajar el video en el texto, así que lo puse el primero únicamente porque es una maravilla y porque ese hombre se merece un abrazo muy fuerte.

      Sobre lo de la lengua y los edificios, lo cierto es que es un tema muy interesante que nunca me había planteado. Supongo que restaurar patrimonio monumental es algo que no vale tanto dinero y a lo que se le puede dar uso o sacar rentabilidad (hacer un museo, una facultad o incluso venderlo como viviendas a buen precio). Todo depende de cómo enfoques lo de la conservación de ese patrimonio. Yo estaría totalmente en contra de que un ayuntamiento se gastara millones de euros en rehabilitar edificios para luego dejarlos criando hongos y, pasados años, tenga que restaurarlos una y otra vez. Lo mismo pienso de las lenguas. La gente que habla catalán tiene todo el derecho de mundo a expresarse en su lengua, es un derecho constitucional que no estoy dispuesto a poner en entredicho, pero llegará un punto, que creo que aún no ha llegado en Cataluña y está cada vez mñas cerca en Valencia, en el que mantener todo el sistema de subvenciones al catalán será un dispendio algo absurdo de dinero.

      El agotamiento del valenciano ya se ve en muchos indicadores. Casi no se publica en ese idioma, los grupos en valenciano de las unis son evitados o sufridos, la producción cultural, como la música, no es que tenga mucha calidad que digamos, siendo sobre todo bandas de verbena y en las zonas más pujantes de la Comunidad Valenciana va siendo exótico escuchar valenciano. Aún hay cierta masa de hablantes, pero en 20-30 años veo la cosa muy jodida.

      ¿Sería una pérdida cultural que se perdiera el valenciano? No lo sé… también depende, supongo. Para mí no, porque lo importante es lo que se haga con las lenguas, así que mientras en Valencia haya producción científica, literaria, artística, mientras sea un polo de producción cultural (algo que debemos comenzar a tomarnos en serio), por mí perfecto. Sería una putada que se cayera el Miguelete por la propia gravedad, pero si mantenerlo en pie nos va a costar una millonada y sangre y sudor, pues oye, túmbalo y contruye algo que nos resulte más ventajoso. No un MacDonals, pero podemos pensar en algo enriquecedor y funcional. La vida ya es lo suficientemente jodida en cualquier idioma como para encima complicarla más.

      Me gusta

  3. Sinceramente creo que este tipo de entradas no ayuda precisamente a entender el problema catalán.

    Se muestra una parte muy minoritaria del nacionalismo (la más extrema y torpe, con el que muy pocos catalanes se sienten identificados), como si fuera lo más habitual. No es así. También ahonda en la idea de que hay dos bandos enfrentados en Cataluña. Tampoco es así. O que el separatismo es una idea racista y aisladora, cuando es un movimiento transversal, integrador y europeísta en su gran mayoría.

    Muy pocas familias tienen sus raices en Cataluña a más de dos/tres generaciones vista. Pensar que hay un movimiento real para expulsar a los que no cumplan estos requisitos es de locos. Y efectivamente el 60% de la población es castellanohablante de nacimiento. Por ello habría que meditar de porqué el voto al SI llegó a casi el 50% (y volverá a llegar si hay otra crisis) y casi un 80% de la población quiere votar; es decir: una gran parte de los que desde fuera se venden como oprimidos, realmente son impulsores de este movimiento.

    También se insiste en el tema manipulación: pero una cosa es subirse a un tren -que es lo que ha hecho CDC- y otra haberlo fabricado. Propaganda de principios del siglo XX pasaría por actual, e incluso del siglo XVIII (como el Memorial de Greuges de 1760) ya dan cuenta de los desencuentros historicos. Barcelona es de las pocas ciudades (que yo tenga constancia) que tuvo durante 150 años dos fortalezas para su vigilancia -por lo que decían, lo suficiente cercanas para que con un cañón se pudiera alcanzar cualquier barrio. Y muy importante: el SI a la independencia fue cayendo en los 80’s y 90’s hasta la crisis, donde tuvo el repunte (a mediados de los 80 estaba sobre el 35% y en los noventa cayó al 30%). Si la causa fuera la educación y la manipulación sostenida, el sentimiento independentista hubiera tenido una tendencia alcista: y no fué así.

    Aparte, es muy mala cosa documentarse con vídeos de la web “Dolça Catalunya”, muy poco recomendable para sacar nada bueno. No soy muy activo en las redes, pero una vez vi un artículo en esta web en la que pretendía dar veracidad a una teoría de que el Día de la Hispanidad fué creado por un catalán, me imagino en un intento de reforzar la idea de ‘pasada hermandad rota’ (la teoría viene, por lo que se, de Javier Barraycoa). La teoría es totalmente falsa: le atribuye el dia de la Hispanidad a Frederic Rahola, político y pensador catalán. Era impulsor de “El Centenario de las Independencias Iberoamericanas”, celebración del centenario de la independencia de una buena parte de las colonias (1811) y que no tiene ninguna relación con “El Dia de La Raza”, origen real del día de la Hispanidad y que celebra la conquista de America. Lo señalé y me censuraron el comentario. Esta web (“Dolça Catalunya”) cae en las mismas manilaciones y tergiversaciones que los vídeos aquí presentados, como los del impresentable Victor Cucurull y su “Institut Nova Historia” que nadie se toma en serio. Pero al menos yo no haría una entrada de blog con vídeos de Cucurull como aporte a mi causa.

    Un poco decepcionado, la verdad.

    Le gusta a 1 persona

    1. La parte del nacionalismo que se muestra en el artículo, es la que hay. Ésta es la suficiente para cometer el inmenso daño que está produciendo a todos los españoles, más aún a los ciudadanos catalanes, – recordemos que son todos-, de enorme gravedad. En cuanto a los protagonistas de los vídeos, son efectivamente representativos de lo que está ocurriendo, en la medida en que, en cualquier caso, sean o no estrafalarios, suelen venir acompañados del silencio, la permisividad y complacencia del poder y también de una parte de la población, tanto fuera como dentro de la comunidad autónoma de turno, pero la suficiente como para que finalmente consiga que estos individuos hagan una de sus funciones, que es la de amedrentar y atemorizar a la población. No es la primera vez que ocurre esto en la historia, por desgracia hay cosas que se repiten. Pensar que los fanáticos son unos pocos, de forma que consecuentemente el resto son necesariamente razonables y justos, no se corresponde con la realidad. Recuerdo cuando muchos políticos, entonces no separatistas y ahora sí, hablaban es este sentido hace treinta años, cuando decían que no pasaba nada, que lo único que querían era participar en la “gobernabilidad” de España, pero que querían defender sus intereses pacíficamente, pero dentro de España, sin mayores pretensiones, que eran moderados, etc, etc. Y ahora, cuando se sienten más fuertes, o mejor dicho, cuando han visto un hueco en la debilidad en el gobierno, estos mismos se saltan la ley, se ríen de ella, y expresan su desprecio a ésta, amenazando, impunemente por cierto, a los que no piensan como ellos. Aún se debería hablar más, en especial y sobre todo, del tema de la violencia consentida o impune, más que de vídeos.

      La manipulación, característica y propia del nacionalismo, del nacionalismo del que estamos hablando, claro, supongo que salvo escasas excepciones, digo escasas por desconocidas, es tan notoria, que creo suficiente con decir cosas tan simples y sabidas por todos, como lo frecuencia con la que las televisiones y medios de comunicación autonómicos tienen directrices que fomentan el separatismo. Y que tanto la prensa, como la cultura, afines, disponen de subvenciones, sin las cuales muchas de ellas no subsistirían un solo día, o condiciones de empleo favorables. La manipulación ha llegado a punto, por ejemplo, de promover toda una campaña publicitaria, con el dinero de todos por cierto, alabando las ventajas de ser separatista, con exhibición de paisajes idílicos y perfectos; televisión, radio, prensa, subvenciones. Y la educación, con libros de historia con falsedades u omisiones, simple aleccionamiento político desde la infancia. Las estadísticas oficiales que manejan, no dejan de tener similitudes con los protagonistas de algunos vídeos. Claro que hay más, los delatores, por ejemplo, o el CAC, organismo creado con capacidad censora, por partidos afines o colaboradores a dichas ideologías, a pesar de las denuncias de los que no lo son. Las quejas recibidas merecerían capítulo aparte.

      Afortunadamente y pese a tamaña presión, existen algunas voces, que son muy pocas, quizás por el riesgo que se corre, como la de “Dolça Catalunya”, al alcance de quien precisamente quiera documentarse, de quien quiera saber lo que está ocurriendo. Los vídeos y noticias que se exponen allí, ocultados por otros medios, no son creados por la página en cuestión, sino que son sus propios protagonistas, los autores de lo que ellos mismos dicen o hacen, a menudo apoyados por, o en connivencia con, la clase política de turno.

      Le gusta a 1 persona

      1. Hola Antonio.

        Todo el mundo (o al menos mucha gente) se define como demócrata; y no duda a decir que la opinión de la mayoría es una forma legítima de decidir hacia dónde hay que ir. Lamentablemente, casi la misma cantidad de gente mantiene eso hasta que esa mayoría opina lo contrario que ellos, con lo que de repente esas opiniones “ya no son válidas”. Y para invalidar esa opinión, ¿qué mejor que tacharla de tergiversada o manipulada?. Si alguien ha sido victima de la manipulación, no está en posesión de los datos o de las facultades que le permiten opinar coherentemente, y por tanto, no debe contar.

        Aludir a la manipulación del contrario normalmente es señal de que no hay argumentos para defender una opción propia. Por ello, caer en el argumento de “los otros están manipulados” es algo que evito personalmente. No porque crea que entrando en este resbaladizo campo tengo las de perder (por mucho que digamos que TV3 manipula -como todas-, no deja de tener un share sobre el 10% -si llega- en toda Calalunya, con lo que casi el 90% de la tele visionada no es TV3). Y creo que es más que evidente que la población española fuera de Catalunya está mucho más expuesta a un “pensamiento único” que el ciudadano catalán.

        El tema catalán es tema de sentimientos. El sentirse catalán (y no español) es fruto de la manipulación, exactamente igual que el sentirse español y no francés. Será una manipulación del siglo XX, o heredada del siglo XIX, o que viene del siglo XV; da igual. La historia de Catalunya está mitificada en gran parte; igual que la de España, la de Francia y la de Alemania. Y la mitificación de la historia viene de hace muchos siglos.

        En definitiva, pensar que tú estas manipulado y yo no, es como decir “mi Dios es verdadero y el tuyo no”. Es una discusión sin sentido, y es una de las razones por las que esta entrada de blog es tan prescindible, al menos en una región como Catalunya en la que es evidente que nadie tiene la exclusividad de los medios.

        Eso no significa que entonces “esto de los sentimientos no tiene sentido, es inconmensurable, y no hace falta seguir hablando”: el sentimiento identitario de pertenencia a un grupo es tan humano como el respirar, y tenemos que aprender a convivir con él.

        Lo que queda real y palpable, pese a quien pese, es que hay un sentimiento real en una parte muy significativa de la población (provocado por lo que cada uno quiera ver), y un porcentaje de población mayoritario que quiere decir algo (manipulado por quien cada uno quiera culpar). Que cada uno lo respete o no; pero sin excusas ni sin meterse en debates sin fin. Al final, si todo es fruto del engaño y la manipulación y de ahí no salimos, sólo queda decir que también es culpa del otro bando que no ha sabido manipular mejor (y, en este caso, poder ha tenido de sobras: el 90% del share – el 100% hasta 1981).

        PD: “Dolça Catalunya” es una web que censura sistemáticamente cualquier pensamiento discordante. Incluso en TV3 se da algo de voz a los contrarios.

        Me gusta

  4. Muy buen artículo.
    Sobretodo la parte intermedia donde analizas el fenomeno nacionalista en general.
    Aunque el primer párrafo esta escrito, según mi humilde opinión sobre una base muy emocional (que casi me ha hecho dejarlo) y la parte catalana donde, creo también, que le falta amplitud de vista.

    Intentaré exponer algún punto de lo que encuentro a faltar tanto en lo general como en lo particular del tema catalán.

    1) “la nación inventada”
    Hay pocos libros críticos con un determinado nacionalismo que me hayan resultado interesantes, pero uno de ellos ha sido “La nación inventada” (https://www.casadellibro.com/libro-la-nacion-inventada-una-historia-diferente-de-castilla/9788499420479/1779715)

    ¿porque?
    Porque esta escrito por dos periodistas nacidos en castilla (Burgos creo recordar) , que analizan criticamente la historia de su propia nación.
    Esto es muy raro… y a la vez muy sano.

    Analizar criticamente la propia nacionalidad es el primer paso a la propia curación.
    La mayoría de los libros criticos con algún nacionalismo se suelen escribir desde una postura nacionalista “antagonica”… y eso le quita merito intelectual, según mi opinión.

    2) La lengua.
    Desgraciadamente es así, la lengua es utilizada como una herramienta politica de uniformidad y afirmación ancional.
    Pero no solo pasa con el hecho catalán, pasa con muchas lenguas empezando también con el castellano.

    Hubo una anecdota con este tema que siempre me ha quedado marcada.
    Hubo un programa de televisión (o me acuerdo cual) que investigaba la relación entre Portugal y España.
    Resultaba que los portugueses sabían algo (o mucho) de castellano pero al revés no pasaba. No había ningun castellano que entendiese ni quisiera aprender portugués.
    La razón que daban se podía resumir en lo que dijo uno de los entrevistados por la calle (un turista en Lisboa);” Es normal que los portugueses entiendan el castellano ya que lo hablan casi 500 millones pero yo no tengo porque hablar el portugues que no me aporta nada”

    Esa repuesta es horrorosa y denota un sentimiento nacionalista respecto a la lengua castellana muy siginificativo y muy triste.
    Y es horrorosa primero por la falta de respeto hacia el otro y también por la falta de cultura ya que es verdad que el castellano lo hablan unos 420 millones de personas (arpox.) pero también es cierto que el Portugues lo hablan unos 220 millones de personas (arpox.)… y creo que aún siendo poco mas de la mitad, no es un numero nada despreciable para tratar así una lengua.
    Eso denota una cultura muy endeble y centrada en uno mismo (muy nacionalista)

    Sobre el respeto al otro también, como he dicho, la respuesta según mi gusto , es muy triste. Cuando he ido de ciaje a paises pequeños, sé que me puedo relacionar perfectamente en ingles. Pero igualmente suelo llevar un pequeño diccionario con palabras y frases locales.
    Cuando intento hablar en la lengua local la gente cambia la cara y se emociona, ¿porque? porque te puedes entender en ingles, pero el esfuerzo de decir una frase en su idioma denota un respeto por su lengua materna, familiar, querida… y eso abre muchas puertas.
    Despreciar por sentmiento de superioridad otra lengua no genera mas que rechazo ya que esta ligado a los sentimientos mas familiares e intimos.

    Por último, sobre este tema, hay un video que encontré sobre el nacionalismo linguistico español de un profesor de la Universidad Autonoma de Madrid que da el la Universitat Oberta de Catalunya y donde desmonta los mitos de superioridad de la lengua castellana.

    Creo que este video es muy interesante porque ayuda a desmitificar justamente eso, las lenguas como banderas nacionalistas y no como lo que son; vehiculos de comunicación y entendimiento.

    3) “el otro nacionalismo también aporta”
    Por último comentar un punto sobre el “nacionalismo catalan” que creo que no se ha tomado en cuenta.

    Y es que el nacionalismo catalan necesita a otro nacionalismo delante (el nacionalismo español anticatalan) para alimentarse… los dos se autoaliemntan.

    Pondré un ejemplo , de los muchos que hay, que denota un esperpento llegado al limite.
    En una de las ultimas campañas en España , en un mitin del PP andaluz, un mienbro de la ejecutiva del PP andaluz llego a decir para atacar a Albert Rivera de Ciudadanos; ” “No quiero que a Andalucía se la mande desde Catalunya, ni un presidente que se llame Albert””
    http://www.elperiodico.com/es/noticias/politica/arremete-contra-ciudadanos-quiero-que-andalucia-mande-desde-catalunya-4011957

    Es un esperpento en todos los sentidos pero creo que muy aclaratorio.

    Albert Rivera y Ciudadanos son tildados por una parte del electorado catalan (sobretodo nacionalista catalan) de nacionalistas españoles.
    Que desde el nacionalismo español se ataque a un partido (y su presidente) descalificandolos por el mero hecho de ser catalanes es para implosionar cualquier cabeza minimamente sensible.
    Y no fué solo lo que el politico andaluz dijo, sino lo que aplaudió todo el auditorio.

    Y este es el ejemplo mas esperpentico pero hay muchos otros que fomentan al nacionalismo que esta enfrente aliemntando el desencuentro fomentado por politicos interesados en el voto y el corto plazo.

    No, no creo que solo sea problema de uno de los nacionalismos sino de los dos , de todos… porque la acusacion y la descalificación de uno hace que el otro alimente su victimismo enfrente de los suyos.

    Y… ¿que fue antes?,¿ el huevo o la gallina?
    Los dos, todos, cualquiera… creo que ha sido una espiral de politicos cortoplacistas sin escrupulos que influencian a su tribu en busca de sus votos sin importarles las consecuencias del enfrentamiento generado.

    Es como un caso personal en un pueblo de un amigo de Soria.
    Al dia siguiente de una juerga y con resaca fuimos a comer al restaurante de la amiga de mi amigo soriano.
    Mientras nos servia empezo a criticar muy duramente a los catalanes con generalidades absurdas y tipicas de las que se dicen para descalificar en general.
    Estuve a punto de irme pero me calle e hice notar mi descontento a mi amigo después.
    Por la noche, de fiesta por el pueblo, la amiga del restaurante apareció otra vez pidiendome disculpas por su comportamiento (se paso tres pueblos).
    Me dijo que los mejores clientes de su restaurante solian ser catalanes (los que menos problemas solian dar y mejor pagaban) y que estaba enfadada porque no habia podido presentarse a oposiciones en cataluña por no saber catalan.
    Ok.
    Ese era el tema. Pero esa frustación no hay que pagarla con el primer catalan que pasa utilizando las descalificaciones del nacionalismo español anticatalan y menos sin saber que piensa el que esta delante tuyo.

    Ejemplos, como digo, hay para aburrir en todos los casos y en todos los nacionalismos.

    Es muy dificil no ser nacionalistas sin caer en otro nacionalismo… en definitiva no ser de ninguna tribu porque estar fuera de las tribus hace mucho frio, hay mucha soledad…

    Pero trabajar por la ilustración y la intelectualidad es necesario, aunque hay veces como en el 12 de Octubre español, el 11 de septiembre catalan o el 4 de Julio ianqui (por poner ejemplos) cuando uno ve el colorido de las manifestaciones y su alegría autoafirmativa que siente envidia de tanta seguridad en la tribu.
    Pero se pasa pronto, por suerte.

    Siento este comentario tan largo que pueda servir para la discusión.
    Y , a pesar de mis criticas puntuales, repito que me ha gustado el artículo.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. Creo que entiendo tu preocupación, pero no creo que sean así las cosas. Enfrentas a Cataluña con España, como sin fueran dos regiones distintas y a la par, cuando no es así. Cataluña, igual que la Soria donde estuviste, son, junto al resto, las que forman a la propia España, y ésta representa el total de as regiones que la componen. Es decir, no existe una España aparte. Si fuera así, entonces, siguiendo estos ejemplos, para un soriano descontento, Cataluña podría ser España, para él, y así sucesivamente. Algo sin sentido.

      Todo lo que comentas, en mi opinión, se reduce a simples y no tan simples, rivalidades o conflictos, que existan entre las diferentes comunidades, sin más. Las naciones, al igual que las lenguas, no son inmutables, pues son una creación de los hombres a lo largo de su historia, y han dado lugar a las naciones que en la actualidad hay en el mundo, así como a unas lenguas con las que los ciudadanos que componen esa nación se entienden entre ellos. La historia, sin embargo, no es una pura creación, al menos dicho en ese sentido, sino que es más bien lo que ha acontecido, y no se puede utilizar como un juguete y cambiar al gusto.

      El problema surge cuando algunas personas creen tener un derecho natural e inmanente a decidir, por su cuenta, a hacerse únicos y exclusivos dueños de una determinada tierra, con la curiosa forma de negar a los demás puedan ese privilegio. A partir de ahí, continúan con la creencia de que pueden utilizar cualquier medio que se les antoje, para conseguir su objetivo, y eso, es lo que está ocurriendo en algunas regiones de España.

      Le gusta a 1 persona

  5. Por cierto,
    Otra visión del nacionalismo es el humor como el de David Broncano en su especial de LocoMundo.

    En este humor se dicen verdades que de otra forma suenan peor y un buen indicio de lo que creo que es una postura sana es empezar la critica, analisi y humor por uno mismo o por la tribu donde en principio perteneces a pesar del enfado que puedes provocar.

    Y no es la única critica humoristica a la propia tribu ya que existen programas como la vasca “Vaya Semanita” pero son menos de las necesarias.

    Le gusta a 1 persona

  6. Lo siento por haberlo leído en diagonal. Ahora mismo no puedo permitirme mucho más. Entenderé si no contestas.

    Te hago unas cuantas preguntas que quizá parezcan desconectadas:

    Cuando dices que el castellano es tan Catalán como el catalán, es porque para ti “Catalán” es una pura pertenencia administrativa? [Nota: La mayúscula simplemente es para diferenciar gentilicio y lengua, sin más intención.]
    No crees que a veces es útil [si no necesario o incluso inevitable] usar un “catálogo de pueblos del mundo” compartido? Sabiendo que esto es una simplificación de la realidad y que por tanto, en los casos límite [que pueden ser la mayoría] creará conflicto? Tú, en algún momento, has explicado o comprendido algún fenómeno en base a naciones o pueblos? [Es lo mismo nación y pueblo?] Crees que existe el pueblo gitano?
    Cuántas lenguas oficiales tiene que tener un país? Cómo deben elegirse? Debe pesar de algún modo la tradición, debe ser una elección democrática o debe ser puramente estadística [en plan lengua mayoritaria]? Es posible no tener una lengua oficial de facto? [EEUU, que es el típico ejemplo, de facto la tiene, no?]
    Crees que la mayoría de los que se hacen llamar nacionalistas comparten esa definición de nacionalismo que incluye autoendiosamiento y “el otro”? Crees que el internacionalismo se opone al nacionalismo o es un sabor particular que toma este?

    Fdo: uno que ha viajado y vivido por el mundo de forma sensible con lo local, conociendo lugareños [incluso a su pareja de más de 10 años] y que en vez de “abrir la mente” se ha reafirmado: Igual que una lengua es un conjunto de isoglosas, un pueblo es un conjunto de iso-algo. Igual que el estatus de lengua es arbitrario, el estatus de pueblo lo es. Y aun así, igual que aceptamos que en España se hablan distintas lenguas, propongo que España está formada por distintos pueblos. El paralelismo lengua-pueblo, además, no es casual: nuestra versión del nacionalismo es un fenómeno mayoritariamente lingüístico. Y en España, desde el español [lengua de poder], se hace un nacionalismo-rodillo disfrazado de cosmopolitismo, economía lingüística, sentido común, buenos modales y otras perlas.

    Me gusta

  7. Los catalanes no son gilipollas, simplemente quieren votar, referéndum, democracia y no monarquía. Hablas de nacionalismo y olvidas el nacionalismo español.
    Los catalanes quieren que su idioma sea la primera lengua oficial en su país y no que las leyes se hagan en Madrid y en castellano. Tal vez si tu primera lengua fuera el catalán lo entenderías. Los catalanes no son unos ignorantes gilipollas, se han cansado de ser gobernados desde Madrid, por un estado que invierte más en las zonas castellanoparlantes y en la que comunidades con poca población tienen más representación.
    Referéndum ya y basta de gilipolleces.

    Conclusión del artículo: de nuevo Angelo en plan prepotente.

    Me gusta

    1. TODOS los catalanes de pro. Porque el 51% del 40% es absolutamente representativo para una nación.

      Obviamente sólo puedes comprender a otra persona si hablas su idioma, vives como él, etc… Porque la empatía, por ejemplo, será ciencia ficción.

      Ahora cambia Cataluña y Madrid por Valle de Arán y Barcelona, a ver qué sale.

      Me gusta

  8. http://m.ara.cat/economia/deficit-fiscal-ue-unio-europea_0_1134486843.html

    Y si a eso le sumas la prepotencia de los castellanohablantes que se agrava cuando son autoridad (guardia civil diciendo háblame en cristiano) y le añades el PP y el PSOE en el gobierno la conclusión es referémdum (palabra que evitas en tu artículo que parece sacado de la COPE).

    Por cierto, el gobierno catalán quiere estar integrado en la UE. A ver si la tribu cavernícola es la oligarquía de Madrid.

    Me gusta

    1. ec.europa.eu/regional_policy/sources/docgener/work/2012_02_governance.pdf

      Un informe de hace unos años sobre índices que miden la ‘calidad del Gobierno’ ( nivel de corrupción, seguridad jurídica, eficacia en la gestión pública, transparencia…). Ya me dirás qué opinas sobre los puestos de las diferentes regiones. Estaría bien saber, por otro lado, cuánto ha cambiado desde entonces.

      Pero guardia civil y cope y cosas.

      Me gusta

  9. Este es el último comentario que dejo. Los artículos de Angelo cada vez tienen peor calidad. Por lo general están mal redactados, están llenos de datos imprecisos y hombres de paja.. Además, el tono es insultante y prepotente. ¿Angelo escribes borracho?
    Este blog no merece que continue dedicando tiempo a trolearlo.
    Sayonara.

    Me gusta

  10. con cariño, este articulo no tiene ningun sentido, esta lleno de informacion incorrecta, generalizaciones y demuestra un nulo nivel de una sociedad compleja y variada como la catalana. no da ni remotamente con el nivel de buena parte de sus articulos….

    Me gusta

      1. Imposible entender cómo no se dan cuenta de que los que están haciendo todas esas cosas de las que se quejan, es decir, autoritarismo, absolutismo, imposición arbitraria, son precisamente los propios nacionalistas.

        Me gusta

  11. Articulo sesgado, parcialmente documentado, desconocimiento profundo de la sociedad catalana, fuentes de dudosa reputación en términos de parcialidad, un texto pésimamente estructurado y podría seguir pero me da mucho palo. Aplícate el consejo y viaja un poquito más (incluye a Catalunya en ruta, te irá bien)

    Me gusta

  12. Mira chico, ¿cómo te llamas? Angelo Fasce? o Face?.No sé. Es igual. A mi el nacionalismo me la trae al pairo. Nacionalismo por otra parte lo puedes encontrar en todas partes, Premios Nobel, Festival de Eurovisión, campeonatos olimpicos, competeciones deportivas, etc.etc. A mi lo que realmente me toca las pelotas, es que, y ahora me refiero solo a España, es que (repito) los que dicen que todos somos iguales o debemos serlo, simplemente mientes. Ahi tienes los privilegios impositivos de Euskadi perdón, quise decir, país vasco, o de Navarra, y la tribu subsidiada de Andulacia, las famosas peonadas que solo sirven para alimentar gandules. Estoy hasta las narices de tener que pagar por todos, puesto que como catalán que soy ( perdón, no me dispares Fasce, que te veo “de venir”, pago impuestos para mantener a una panda de vagos que trabajando 29 días, cobran todo el añito. Uno no es que sea partidario de la independencia. Pero está hasta las mismisimas pelotas de que en España existan privilegios para todo el mundo, y otros acribillados a impuestos. Los propios andulaces son culpables de sus tasas de paro, dado su estado “cuántico” subsidio dame, y los demás que paguen. Más del 50% de andaluces o son funcionarios o están en paro ( también funcionario, si cobran subsidios públicos). El feudo andaluz es un grave problema para el desarrollo de la Nación Española ( oh! wait!) nada de nación de la Tribu Española.

    Me gusta

  13. Visto el anterior, digamos texto, no puedo menos que confirmar mis comentarios. Y es que algo muy típico de muchos nacionalismos es creerse con más derechos que los demás, como por ejemplo, intentar insultar o proporcionar datos inventados, con agresividad e ira como únicas razones; y, una vez más, todo ello impunemente, digo impunemente porque se supone que en este tipo de blogs hay normas de convivencia y educación, ya que de otra manera sería imposible su uso. Al final, el mismo patrón, en pequeño.

    Me gusta

  14. Precisamente el artículo está muy documentado, por supuesto y evidentemente mucho más que los comentarios en contra, y no sé donde está la aversión. Hoy día vivimos continuamente la situación de tener que disculparnos solo por defender nuestros derechos más elementales, entre otros, el derecho a razonar. El nacionalismo, al menos el que mayoritariamente se plantea en España a nivel político y social, es otro grupo más, de entre tanto fanático, de los que de forma sistemática agreden ciegamente, con la esperanza de cansar y anular a los que no piensan como ellos, pues creen que sin ellos, sin nadie que les contradiga, todo sería posible para satisfacer sus fantasías. No hay que mirar muy lejos en la historia de Europa para saber como funciona.

    Me gusta

  15. Una tontería que olvida una cosa: La nación es una comunidad imaginada (sí, tú como “español” no tienes nada que ver con tu vecino más allá de ciertas construcciones históricas y mitos del Estado) que tiene una potencialidad emancipatoria y una opresora. La opresora es la más obvia: la nación española se empieza a fundar con los Reyes Católicos e implica la negación de la comunidad catalana con el decreto de planta de Felipe V d’Anjou (que el rey se llame Felipe VI no es cosa gratuita 😉 ), y se hace homogenizando a la poblacion para permitir un gobierno mas facil por parte del Estado moderno.
    La emancipatoria, y ahi tiene algo la catalana, es la liberación en un dominio colonial. A lo que se apeló en los procesos de descolonizacion fue siempre a la patria y a la liberacion nacional.
    Tu texto parte de un analisis chorra porque no eres politólogo, no tienes ni idea y tampoco te ha interesado saberlo, qué carajos es una nación. Recomendado estudiar las obras de los hermanos Anderson (Benedict y Perry). De Benedict un tratado directamente sobre la nación, “Comunidades imaginadas”, y de Perry su clasico “El Estado absolutista”.

    Me gusta

  16. Cómo que “imaginado”, menudo comentario absurdo. España es una realidad palpable. Es la “tierra” donde vivimos, que a tí te guste o no es otro problema y, en este caso la única realidad es que a tí no te gusta, pero no por eso va a dejar de ser real, y en cuanto al artículo, está documentado y razonado perfectamente. Los nacionalismos, como el tuyo, el vuestro, sí que son imaginados, pues no existen ninguna de las bases en que se apoyan tus nacionalismos. Tus comentarios son, como siempre en los nacionalistas, disparatados, engañosos y falaces. Uno cmabiando la historia y otro que dice “españolista” como si eso aclarase todo, menudo razonamiento, podías haber dicho “facha” o está ya muy gastado ese argumento……. así estamos. ¿ Adiós a la razón?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s